Asaja alerta de la muerte de una ternera por los lobos

Rubén Abad
-

UCCL considera la propuesta del lobo como especie protegida una «irresponsabilidad» y un «ataque» a la ganadería extensiva. Un cazador pierde a su «mejor perro» en un ataque

Asaja alerta de la muerte de una ternera por los lobos

Asaja alertó de la muerte de una ternera a causa de un nuevo ataque de lobos en una explotación de Foldada, y denunció que estos episodios «se repiten de continuo» en la zona norte, al asegurar que «cada semana se produce un ataque de lobos al ganado».


En un comunicado, la organización agraria reivindicó la importancia de la ganadería del norte que «preserva el paisaje y el medio rural, garantiza su sostenibilidad y combate la despoblación de los municipios». Por ello, reiteró la «indefensión» del sector ante situaciones como esta, que tienen lugar «con enorme frecuencia», apuntaron.


La opa afirmó que a la situación «ya de por sí difícil que se está produciendo en la ganadería por las dificultades de comercialización a través del canal de restauración», se suma el problema del lobo, «agravado» por la orden que le incluye en el listado por el que deja de ser especie cinegética.


Asaja dejó claro que la situación del sector «es muy grave», y está llevando a la «paulatina desaparición de un tipo de ganadería tradicional que es una de las pocas actividades productivas verdaderamente sostenible, casi la única capaz de radicar población y generadora de riqueza y alimentos de calidad».


Por otro lado, UCCL considera la propuesta del lobo como especie protegida una «irresponsabilidad» y un «ataque» a la ganadería extensiva. «Es una actividad básica desde el punto de vista medioambiental y social, pues contribuye al mantenimiento de la población en un medio natural vaciado», aseguró. Por ello, invitó a entidades y organismos rurales a alegar contra a la propuesta por la que se pretende incluir el lobo en el listado de especies protegidas. 


Finalmente, un cazador alerta de que los lobos acabaron el sábado con la vida de su «mejor perro» (cuyos restos encontraron por su collar GPS) en una cacería en Villanueva de Abajo.