scorecardresearch

Soluciones digitales para cuidar

SPC
-

Proyectos como SocialTV, los controles de errantes o la lavandería inteligente, que ya ha puesto en marcha Telefónica en la Comunidad, permiten optimizar los cuidados tanto a los usuarios de residencias como en sus propios hogares

Un residente en La Lastrilla (Segovia) prueba una iniciativa para aplicar musicoterapia inmersiva en enfermos neurodegenerativos. - Foto: Nacho Valverde (Ical)

Castilla y León trabaja ya en la transformación de los servicios sociales y la tecnología es clave para conseguirla. La teleasistencia avanzada o las nuevas soluciones digitales que facilitan la vida de las personas mayores son ya una realidad que se van probando en centros residenciales y viviendas de la Comunidad, y que se extenderán a todas las provincias durante 2023.

El nuevo modelo de atención a la dependencia 5.0 busca conjugar los cuidados a los mayores que quieren seguir viviendo en sus casas, especialmente en el medio rural, con aquellos que necesitan una residencia. Para ello, Telefónica, la principal empresa de telecomunicaciones de España, ya trabaja en varios avances tecnológicos que afectan tanto a quienes permanecen en su hogar como a los que se trasladan a un centro.

La directora de Telefónica Centro, Beatriz Herranz, explica que para que la tecnología se convierta en la herramienta fundamental de la transformación de los cuidados de las personas mayores, su empresa trabaja sobre tres pilares. En primer lugar, la conectividad, y destaca el despliegue «sin precedentes» que está haciendo en toda España y, en concreto, en Castilla y León, donde en 2025 está previsto la plena cobertura de ultra banda ancha, bien en fibra, bien con 5G o con ambas.

La formación es el segundo pilar, dado que la capacitación digital se está volviendo una necesidad, ya que se están poniendo muchas herramientas en manos de personas, no solo mayores, también en riesgo de exclusión, que no saben utilizarlas. El tercero de los pilares es la oferta de servicios digitales alrededor de la asistencia, «donde la innovación abierta y el emprendimiento están jugando un papel muy importante».

Una de esas nuevas soluciones es Social TV, la gestión inteligente de la televisión con contenidos dedicados que puedan ayudar a los mayores, así como al seguimiento remoto de los pacientes a través de las pulseras o la utilización de un reloj desarrollado por la compañía de telecomunicaciones que permite monitorizar y conocer las constantes vitales. También resalta las ventajas del asistente virtual de voz Lola, que permite realizar un seguimiento continuo mediante una conversación natural con los pacientes en función de su dolencia, cataloga la información y la transmite en tiempo real al médico.

'Amatista'.

En el apartado de modernización y digitalización residencial, Herranz sitúa las soluciones relacionadas con la eficiencia energética, el control de errantes en residencias y centros de día o la lavandería inteligente, por ejemplo. Además, se refiere a los numerosos proyectos que la compañía está desarrollando en residencias a través de la realidad aumentada. Así, explica que junto a Cáritas y Nokia, Telefónica España ha puesto en marcha el proyecto 'Amatista' en la residencia de mayores El Sotillo, en el municipio de La Lastrilla de Segovia, iniciativa que aprovecha el 5G y la realidad virtual (RV) para crear una experiencia de musicoterapia inmersiva, con el fin de mejorar el tratamiento y la calidad de vida de las personas mayores con diferentes patologías.

El proyecto comenzó en 2020 y los resultados, después de varios meses, muestran que el grupo de 16 personas, que tienen entre 74 y 96 años de edad, fueron capaces de participar dentro de la experiencia inmersiva y se evidenciaron efectos positivos en su humor y otros aspectos neuropsiquiátricos

Control por wifi.

Además de este proyecto, Telefónica y la empresa canadiense Aerial prueban en estos momentos un proyecto piloto en Ponferrada (León) donde en función de las distorsiones que producen los movimientos de las personas en las ondas de una red wifi, y mediante un algoritmo de inteligencia artificial, el sistema es capaz de detectar identificar, clasificar y valorar los tipos de movimientos que se han producido, lo que permite saber cuántas veces una persona ha ido a la cocina, al baño, a qué hora se acuesta o a qué hora se levanta, o conocer el nivel de actividad en una determinada franja horaria, e incluso si ha sufrido una caída.