scorecardresearch

Adif testará en la estación de Quintana sus nuevas traviesas

DP
-

Entre las ventajas que pueden ofrecer, además de sus sostenibilidad medioambiental, figuran su mayor vida útil, así como su versatilidad y elasticidad, aislamiento eléctrico y residencia al fuego

Traviesas de plástico listas para montar en la vías de la red ferroviaria - Foto: DP

Adif instalará traviesas plásticas y sintéticas en tres tramos de la red ferroviaria convencional para analizar su viabilidad y su funcionalidad, con el objetivo de determinar si pueden constituir una alternativa viable a las de madera.

El montaje en pruebas se realizará en la estación de Quintana del Puente de la línea Madrid-Hendaya a su paso por la provincia, donde se colocarán tres centenares de traviesas en el marco de renovación de sus desvíos de tipo C. 

En este punto se probarán traviesas sintéticas y plásticas, fabricadas a partir de diferentes componentes reciclados y no contaminantes. Además, estarán diseñadas para soportar determinados pesos de carga y velocidades de paso.

Se trata de una iniciativa que Adif aborda en colaboración con empresas fabricantes de este elemento y en el marco de su estrategia de sostenibilidad, así como de su apuesta por la investigación y el desarrollo. Además, se suma a los análisis que también realizan administradores de infraestructura ferroviaria de otros países europeos, como Francia, Suiza o Alemania, entre otros.

Entre las ventajas que pueden ofrecer las nuevas instalaciones de traviesas plásticas y sintéticas, además de su sostenibilidad medioambiental, figuran su mayor vida útil, su versatilidad y elasticidad, y su mayor aislamiento eléctrico y resistencia al fuego.

Este proyecto también se realizará en  Jaén, en el puente metálico sobre el río Guarrizas, donde se colocarán en los próximos meses un centenar de travesaños, y en la transición del túnel número 10 de la línea Alcázar de San Juan-Cádiz, donde se pondrán un total de 75 traviesas del mismo tipo.  

FUNCIÓN DE LAS TRAVIESAS. Las traviesas de las líneas ferroviarias tienen como función principal mantener el ancho de la vía y transmitir las cargas del carril al balasto de forma uniforme. También aportan estabilidad transversal a la vía a través de su rozamiento con el balasto, material que aísla las traviesas del terreno, evita el crecimiento de vegetación en la plataforma y colabora en la reducción del ruido de paso de los trenes.

Estas que están construidas con hormigón han ido paulatinamente sustituyendo a las originarias realizadas en madera, tanto por su mejor comportamiento y mantenimiento, como por consideraciones de medio ambiente. No obstante, aún ha sido preciso considerar las de madera en determinados puntos de la infraestructura ferroviaria, como son, precisamente, los tramos metálicos, túneles con determinadas características y ciertos desvíos.

Los travesaños de material sintético o de plástico se perfilan ahora como la posible alternativa para estos supuestos en los que aún se emplean las de madera. Con esta iniciativa de Adif se contribuye a la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), como es el número nueve, que tiene entre sus finalidades fomentar las infraestructuras fiables, sostenibles y de calidad, así como modernizarlas para que sean más sostenibles, utilizando los recursos con mayor eficacia y promoviendo la adopción de las tecnologías y procesos industriales limpios y que son ambientalmente racionales.