scorecardresearch

Un herido por asta en la mano en el primer encierro de Cuéllar

SPC
-

El alcalde de la localidad destaca que fue "emocionante y vibrante" en el tramo urbano, aunque lamenta el fallecimiento de un toro a la legada de El Embudo

Los astados de la ganadería de Cebada Gago protagonizan el primer encierro de las fiestas de Cuéllar, que no se celebran desde 2019 - Foto: Nacho Valverde (Ical)

El primer encierro de Cuéllar (Segovia) tras dos años de suspensión de esta tradición, por la COVID, se saldó con tres contusionados y un herido por asta de toro en la mano. El alcalde de la localidad, Carlos Fraile, explicó que el parte de enfermería, señala que el herido por asta fue operado en la localidad, y trasladado a Valladolid para hacerle una placa y certificar su estado. Asimismo, el regir constató que uno de los contusionados sufrió una fractura en la mándíbula; otro un traumatismo craneal y lumbar "menos grave" y el tercero un golpe costal.

El alcalde constató que durante el encierro, con toros de Herederos de Cebada Gago, en el tramo de campo, tuvieron dificultades para "reagrupar" a la manda, porque había astados "con mucha fuerza y otros con menos". Con todo, se llevó de forma "muy encabestrada y muy noble" y "la llegada a las calles fue de toda la manada en conjunto".

Carlos Fraile indicó que hubo que lamentar sin embargo un incidente en la entrada de El Embudo, donde un astado "derrotó y congestionó" falleciendo, por lo que tuvo que ser retirado con el camión del Consistorio.

El recorrido por el tramo urbano, indicó, fue "emocionante y vibrante", según corredores y pastores, y se produjo "con bastante peligro y acometividad". "La gente ha disfrutado", resumió el primer edil a Ical.

Mal comportamiento de caballistas

Carlos Fraile criticó no obstante el comportamiento de algunos caballistas que se incorporaron al encierro a partir de la cañada, porque "no puede ser que 500 caballos puedan pasar por el paso de máquinas y de la autovía al mismo tiempo". "Entiendo la buena voluntad de la gente pero se podía haber colaborado más y ha habido que llamar al orden a un buen numero de caballistas.

Además, puso de relieve que "el alto del embudo ha estado rebosado de vehículos y evidentemente no todos podemos ver el encierro desde donde no hay sitio".

El encierro de hoy corrió a cargo de los toros de Herederos de Cebada Gago, de la finca de 'La Zorrera' del municipio gaditano de Medina Sidonia, que por la tarde en el coso cuellarano, serán lidiados por los toreros Morenito de Aranda, Pepe Moral y Manuel Diosleguarde.

Cuéllar recupera así la tradición de los encierros más antiguos de España, declarados de Interés Turístico Internacional, tras las obligadas suspensiones de los dos últimos. En total cinco encierros que suman el recorrido por la campo, tras la salida a las 8.00 horas de los corrales del Cega, y el tramo urbano, desde las 9.30 horas, con el espectacular descenso de reses, cabestros y caballistas por El Embudo para entrar en las calles de Cuéllar.

El lunes 29 de agosto, segundo encierro con toros de la ganadería de Partida de Resina, desde Aználcazar (Sevilla). Reses para la segunda de feria con el cartel formado por los diestros Fernando Robleño, Manuel Escribano y Damián Castaño. 

La tercera cita, el martes 30 de agosto, con encabestramiento de las reses de Hermanos Sánchez Herrero, que protagonizarán el encierro y posterior corrida de rejones para los maestros Leonardo Hernández, Guillermo Hermoso de Mendoza y Adrián Venegas.

El miércoles 31 de agosto, novillos de Lora Sangrán, de la finca 'Calera' de Genera-Sanlúcar la Mayor (Sevilla). Cierra el ciclo, el jueves 1 de septiembre, con el quinto encierro con reses de la ganadería de Alcurrucén. Toros que se lidiarán, en la Plaza de Toros de Cuéllar por los diestros El Fandi, Miguel Ángel Perera y Javier Herrero.