scorecardresearch

La mañana más alegre y el desayuno más dulce

Rubén Abad
-

Los palentinos acompañan el café con el tradicional roscón, preferiblemente relleno de nata. Los pequeños disfrutan de los regalos que les dejaron durante la noche Sus Majestades de Oriente

La mañana más alegre y el desayuno más dulce

Apenas había amanecido ayer cuando los hogares de los palentinos comenzaron a cobrar vida  tras una noche mágica en la que pequeños y mayores recibieron la visita de Melchor, Gaspar y Baltasar después de que Sus Majestades de Oriente viajaran por la provincia en toda su extensión en espectaculares cabalgatas llenas de luz y color como la que recorrió las calles de la capital.


Un madrugón de los que no pesan y no pasan factura, porque se vive con ganas e ilusión a partes iguales. Una mañana en la que, además, la inmensa mayoría endulzó el desayuno con una ración de roscón de reyes, el delicioso y apetitoso manjar que no puede faltar en la mesa en esta fecha tan especial y esperada por todos. Más aún en tiempos de pandemia, en la que los palentinos quieren olvidarse también por unas horas de los problemas y la crisis sanitaria. En lo que sí ha influido la actual pandemia es en el tamaño del dulce, pues los grupos son más reducidos. 


A la hora de elegirlo, los palentinos lo tienen claro: el relleno de nata es el que más triunfa, seguido, en este orden, por el de crema y el de trufa. También hay combinaciones de dos sabores, e incluso de tres, y hay quienes se decantan por una masa hojaldrada en lugar del tradicional brioche. «Es un día especial, y la gente se permite este pequeño lujo», afirma el gerente de la panadería San Francisco, Fernando Acuña.

La mañana más alegre y el desayuno más dulceLa mañana más alegre y el desayuno más dulce - Foto: Sara Muniosguren


La campaña del roscón es breve pero intensa. Arranca sobre el 4 de diciembre, y comienza a despuntar el 24 y 31 de ese mismo mes, si bien el boom llega el 5 de enero por la tarde para que las familias pueden tomarse el café con él el Día de Reyes.

Aproximadamente, el 30 por ciento de los clientes compran con previsión, y reservan su roscón con antelación. Otros llegan el propio 6 de enero a la tienda y hay quienes lo consumen durante todo el año, «dos a la semana», apunta Acuña.


Preguntado por la rivalidad con el panettone, cada vez más presenta en los hogares palentinos, el gerente de la panadería San Francisco afirma que el roscón es el «rey indiscutible» de los dulces y que «no tiene competencia», a pesar de que la campaña sea muy breve.


Una vez que se acaba el último trozo y se agotan las existencias, los más golosos tendrán que esperar hasta Carnaval para degustar el siguiente dulce tradicional: las orejuelas. Después seguirán las torrijas de Semana Santa, a las que tomarán el relevo los buñuelos en Todos los Santos.


JUGUETES Y REGALOS

Antes del dulce desayuno, los palentinos encontraron un mar de regalos juntos a sus zapatos o bajo el árbol de Navidad, que la gran mayoría comenzará hoy a desmontar.


Allí se encontraron con los artículos más deseados de la temporada, como el cerdito My Little Pig o el juego de mesa La casa de los Retos, además de clásicos como Playmobil o Lego. Otros productos que no faltaron a la tradicional cita con la Navidad y sus regalos fueron los productos relacionados con las sagas Star Wars y Harry Potter, amén de superhéroes de los cómics y películas de Marvel en forma de juegos o disfraces. También hubo muñecas, coches, videojuegos, balones, equipaciones deportivas, bicicletas o patines, que muchos no dudaron en lucir a pie de calle. 


Y es que ya lo dijo el alcalde, Mario Simón, en la recepción oficial de los Reyes Magos en el Ayuntamiento: «Estáis en la mejor ciudad y donde están los mejores niños, con un comportamiento ejemplar y generoso».