Pupitres sin libros, por falta de previsión

DP
-

Muchas familias están a la espera de recibir material para el curso escolar iniciado, pues hay ejemplares puntualmente agotados

Pupitres sin libros, por falta de previsión - Foto: Eva Garrido

Los hay que justo al acabar un curso ya encargan los libros para el que viene e, incluso, que se los llevan a casa. Otros esperan a mediados de verano para ir organizando lo que se avecina de cara al mes de septiembre. Pero también existen aquellos que esperan al último día o, mejor dicho, al primero del nuevo curso, para acudir en busca del material con el que sus hijos estudiarán los próximos meses.
Como en muchos aspectos, cuando la compra se hace tan tarde, pueden ocurrir incidentes de última hora con los que uno no suele contar y que dificultan el desarrollo normal de los hechos. De ahí, que a estas alturas, casi dos semanas después de abrirse las aulas de Infantil y Primaria, hay alumnos que no tienen todos sus libros.
En los últimos días, las familias  están recorriendo distintos establecimientos en busca de los ejemplares que no tienen, además de acudir a Internet, pero hay algunos libros que es imposible obtener ahora mismo.
Pero la cuestión es que las editoriales tienen libros suficientes en la calle repartidos entre los distribuidores, lo que ocurre es que los libreros tienen que buscarlos para atender la demanda de las familias. Como ocurre siempre, al finales del mes de septiembre se suele cubrir toda la demanda.

 

«El que necesita un libro, al final lo tiene sin problema»
Los profesionales consultados por Diario Palentino reconocen que, llegadas estas fechas, es normal que haya libros que no se localizan con tanta facilidad, pero también lanzan un mensaje tranquilizador a quienes les demandan. «En las próximas semanas se producen devoluciones y se distribuyen por donde hay demanda. El que necesita un libro, al final lo puede adquirir sin problema, aunque le toque esperar un poco», apuntan desde Librería V. Blanco.
En este sentido es clave la labor de los profesionales, que se esfuerzan por conseguir el material para sus clientes. «Hay muchas distribuidoras y hay que tantear a todas hasta conseguir el material que necesitamos», explican los responsables de Librería Iglesias. «Por lo general no hay problemas al final, porque si falta algún libro miramos en lo que tienen los intermediarios y al final los encontramos. Es cuestión de esperar un poco», añaden.