scorecardresearch

Una lucha que llegó a todo el país

DP
-

El enfrentamiento entre los animales fue grabado por Claudio Sordo y Carmen Ortega y tuvo un gran eco en prensa y redes sociales

El oso macho murió tras la lucha en la Peña Santa Lucía. - Foto: DP

El enfrentamiento entre los animales traspasó las fronteras provinciales gracias a Claudio Sordo y Carmen Ortega, dos vecinos de Cervera de Pisuerga de 41 y 31 años, respectivamente, a los que les apasiona la naturaleza y la observación de fauna salvaje en su hábitat natural. «Estábamos viendo a la osa con su cría pasear entre las rocas tranquilamente cuando, de repente, apareció el macho. En cuanto vimos que seguía el rastro de la hembra, sabíamos que el final no iba a ser bueno», señaló Sordo días después de ser testigo directo, junto a Ortega, del incidente entre animales. 

Los norteños, que disfrutaban de un viaje por la Montaña Palentina, grabaron la pelea el 5 de junio. El vídeo acabó en redes sociales y tuvo una gran repercusión en los medios de comunicación de todo el país. «Ha corrido como la pólvora. Éramos conscientes de que habíamos visto algo extraordinario, pero no pensábamos que iba a tener tanta repercusión», admitió el de Cervera de Pisuerga. Las imágenes eran espectaculares: dos animales enormes luchando cuerpo a cuerpo en una batalla que concluyó con una caída de varios metros mientras la cría de la hembra se alejaba de la escena para protegerse. El macho pereció, pero la osa sobrevivió y la Junta de Castilla y León inició un operativo por la zona del suceso para buscarla.

Días después se confirmó que la osa seguía con vida y que estaba refugiada dentro de una cueva a la que el personal de Medio Ambiente no podía acceder. Ante esta situación, dejaron fruta, pienso y agua en diferentes puntos de la cavidad. Pero los siguientes intentos para volver a observar de nuevo al animal herido y al osezno concluyeron sin grandes hallazgos, pese a que se realizó una prospección remota mediante videoscopio con infrarrojos y se monitoreó la cueva con un dron de inspección de interiores. La administración autonómica explicó que la cueva consta de numerosas galerías y pozos totalmente inaccesibles, por lo que no se podía descartar ninguna hipótesis.