Compromiso con los productos locales

A. Benito
-

El pregonero, el chef Alberto Soto, apela a la «responsabilidad y obligación» de los cocineros con la gastronomía de la provincia

Dice que no es un buen orador, pero, ayer, Alberto Soto consiguió meterse en el bolsillo a los vecinos de Herrera de Pisuerga y su comarca tras pronunciar el pregón de la Feria de la Patata, un discurso con el que el afamado chef palentino, dueño del restaurante Ajo de Sopas, aprovechó para ahondar en sus orígenes, hablar sobre su profesión y ensalzar los valores de los productos de la provincia.
Y es que, como él mismo señaló en declaraciones a Diario Palentino, los profesionales de la restauración tienen la «responsabilidad y la obligación» de dar a conocer la gastronomía palentina. En este sentido, Soto alabó las virtudes de las patatas del Boedo y la Ojeda y agradeció la labor de agricultores y productores, personas que con su trabajo y esfuerzo permiten a los cocineros elaborar deliciosos platos a partir de productos de primera calidad. «Nosotros somos usuarios que comprobamos el resultado final y nos beneficiamos de su buen hacer», apuntó. 
Un producto muy versátil. El chef palentino, que siempre ha apostado por poner «nombre y apellidos» a los alimentos con los que elabora sus creaciones y por impulsar una buena gastronomía para hacer más atractiva la provincia de Palencia, no dudó en alabar la «frescura» de este tubérculo «regular en todas sus variaciones», que funciona perfectamente como producto comodín dada su versatilidad. 
Guisos, frituras, cremas, crujientes… La patata del Boedo y la Ojeda, que se nutre de la humedad, las temperaturas y las tierras ácidas en las que se siembra, sirve para todo, pero, además, permite realizar buenos acabados y eso, por fin, se está empezando a valorar, tal y como explicó ayer el orgulloso pregonero de esta feria de exaltación.