Trump afirma ahora que los mexicanos son «gente fantástica»

Agencias
-

El presidente estadounidense se aleja de los habituales insultos a sus vecinos del sur y trata de acercar posturas con López Obrador en una cita en la que se obvió el tema de la migración

El mandatario republicano recibe a su colega azteca en la residencia presidencial. - Foto: TOM BRENNER

Apenas hay días en el calendario en los que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, no dé un bombazo. Y ayer, con motivo del viaje de su homólogo mexicano, Andrés Manuel López Obrador, a Washington, volvió a asombrar a propios y extraños. 
Las relaciones entre ambos países norteamericanos son tensas, puesto que el inquilino de la Casa Blanca ha emprendido una batalla contra su vecino del sur cerrando fronteras, impidiendo el paso a los migrantes que intentan llegar a suelo estadounidense y fomentando un muro físico que separe los límites de ambas naciones. Sin embargo, aprovechando la visita de su colega, dio un giro de 180 grados al asegurar que los mexicanos son «gente fantástica» y «muy trabajadora». Unas declaraciones que contrastan con los insultos que ha proferido contra ellos desde hace años, llamándoles «delincuentes» y «traficantes de droga».
«Son gente trabajadora, son gente increíble, son un gran porcentaje de los propietarios de los negocios. Tienen mucho éxito», insistió el magnate, quien consideró que los mexicanos también son «duros negociadores» como López Obrador, al que consideró su «amigo».
«Estamos llevando esta relación a nuevos máximos y estamos construyendo una poderosa colaboración económica y de seguridad», agregó Trump. «Juntos hemos abordado muchos de los asuntos más complejos que afrontan nuestros países», insistió.
La visita tenía como objetivo celebrar la puesta en vigor, el pasado día 1, del nuevo tratado de comercio entre EEUU, México y Canadá, el T-MEC, y esa fue la excusa perfecta para que, según fuentes presentes en el encuentro, no se abordasen temas espinosos como la inmigración, el muro o los jóvenes indocumentados conocidos como soñadores. Solo se habló del T-MEC y de la pandemia del coronavirus.
Por eso mismo, el clima fue distendido y López Obrador agradeció a Trump que no haya tratado a México «como una colonia». «Al contrario, ha honrado nuestra condición de nación independiente. Por eso estoy aquí, para agradecérselo», añadió.
«Con respeto a nuestras soberanías, en vez de distanciarnos, estamos optando por marchar juntos hacia el provenir. Es privilegiar el entendimiento, lo que nos une y hacer a un lado las diferencias o resolverlas con dialogo y respeto mutuo», declaró.