La Policía Local refuerza su presencia en la dársena

Carlos H. Sanz
-

La concejala de Seguridad Ciudadana advierte de que es una práctica muy peligrosa, y que si cede la placa y alguien cae al agua tendrá muy complicado salir. La hipotermia puede conducir a la muerte

La Policía Local refuerza su presencia en la dársena

La Policía Local reforzó ayer su presencia en los entornos de la dársena del Canal de Castilla para evitar que se cruce andando sobre el hielo, una práctica peligrosa que puede acabar en una desgracia si se fractura la placa helada y se cae al agua.

Una de las imágenes que ha dejado este pasado fin se semana es la de varios ciudadanos que consideraron una buena idea cruzar la dársena del Canal de Castilla sobre el hielo o, incluso, adentrarse en el ramal para sacarse una fotografía. La imprudencia, que en algún caso implicó a menores de edad, no pasó desapercibida para la responsable de Seguridad Ciudadana, Carolina Gómez, que dio orden a la Policía Local de reforzar la vigilancia en la zona para evitar estas acciones.

«En cuanto recibí el vídeo por parte de Diario Palentino -la entrada en el perfil de Facebook del decano de la prensa palentina ha generado controversia- me puse en contacto con el cuartel para reforzar la vigilancia. Es una práctica muy peligrosa», aseguraba ayer a este periódico.

La edil pone negro sobre blanco en lo evidente para la mayor parte de la ciudadanía: «Si se rompe la placa de hielo y se cae al agua, a ver cómo salen. Aunque cubra poco, y en algunos puntos de la dársena hay más de dos metros de profunda, no es tan fácil salir de agua helada», explica Carolina N. Gómez.

Hipotermia. El mayor peligro cuando una persona cae al agua helada es la hipotermia, es decir, un descenso de la temperatura corporal a menos de 35 ºC. Obviamente, la prioridad es mantener la cabeza fuera del agua y hay que tratar de salir lo antes posible, ya que cuanto más se tarde en salir del agua más se acortan las posibilidades de supervivencia.

Escapar de esa cárcel de agua y hielo es más fácil de decir que de hacer.  El cambio térmico tan brutal que sufre la personas que, inesperadamente, cae dentro del agua helada anula cualquier capacidad de reacción. Por eso, lo expertos recomiendan que lo primero que hay que hacer es no entrar en estado de shock por el cambio brusco de temperatura. 

No es fácil porque el cuerpo reacciona para poder contrarrestar ese cambio de temperatura, pero hay que calmarse. Después, hay que salir tumbados sobre el borde del agujero, moverse lentamente pero siempre tumbado, nunca intentando caminar. Una vez fuera, a recuperar el calor gradualmente. 

Lo mejor es no poner en práctica estos consejos manteniéndose a salvo en la orilla. Un selfie no vale una vida.



Las más vistas