scorecardresearch

En carro hacia Santiago por Palencia

A. Benito
-

En 1998 un grupo de carreteros valencianos atravesó la provincia como parte de su peregrinación hacia la capital jacobea. A su paso, fueron recibidos por los vecinos de algunas localidades como Carrión o Cervatos de la Cueza

En carro hacia Santiago por Palencia

En 1987, un grupo de carreteros valencianos iniciaba un viaje inolvidable por los pueblos, ciudades y comarcas de su comunidad. Una hazaña que en 1996 traspasaba las fronteras regionales para llegar a Ibiza y Formentera (Islas Baleares), que se acercaba hasta Aragón y Navarra en 1997 y que se completaba en 1998 con la peregrinación aSantiago de Compostela a través de La Rioja y el norte de Castilla y León, el paso por Fátima (Portugal) y el regreso a la provincia de Alicante por Extremadura y Castilla-La Mancha. 

De esta forma, los autodenominados carreters esportius completaban la primera Volta en Carro a España y Portugal, que incluía el paso por tierras palentinas. Concretamente, los protagonistas de esta aventura visitaban Itero de la Vega, Boadilla del Camino, Frómista, Villalcázar de Sirga, Carrión de los Condes, La Olmeda, Cervatos, Quintanilla y Calzadilla de la Cueza y San Nicolás del Real Camino, desde donde continuaban ruta hacia Santiago.

«En pleno corazón de Castilla y León, es alta y delgada, y el Camino de Santiago lo cruzamos en dos etapas, entrando por el puente de Itero, sobre las aguas del Pisuerga, un lugar idílico, donde el momento de almorzar se nos hizo irresistible en la ideal frontera entre las provincias de Burgos y Palencia», recuerda Miguel Crespo, uno de los protagonistas de aquel excepcional evento. Junto a él, el resto de carreteros rememoran Palencia como «un museo histórico al aire libre, con iglesias de varios estilos y castillos medievales que la pueblan de uno al otro rincón».

En carro hacia Santiago por PalenciaEn carro hacia Santiago por PalenciaLa comitiva no pasó por la capital «por su corta velocidad», pero sí que avalaron su gesta autoridades de la provincia como el entonces presidente de la Diputación, Jesús Mañueco; el subdelegado del Gobierno, Luis Vicente Moro; y el obispo de Palencia, Rafael Palmero. Además, Frómista incluyó en su programa de fiestas patronales la llegada de la Volta en Carro, mientras que el alcalde de Carrión de los Condes recibió en el Ayuntamiento a los carreteros valencianos. El regidor de Cervatos de la Cueza, por su parte, les invitó a un almuerzo y ellos le impusieron la capa de peregrino, y el de Ledigos agradeció su visita en un momento en el que el pueblo estaba en plena siega. 

Para que aquel viaje tan especial no caiga en el olvido, Miguel Crespo, con la ayuda de su nieta, ha creado una página web -www.elcaminodesantiagoencarro.es- con imágenes y documentos que dan fe del acontecimiento. Entre estos se encuentra la carta que Mañueco envió a los carreteros para darles la bienvenida a Palencia. «La decisión de realizar en carro el Camino de Santiago será una experiencia inolvidable para los integrantes de ese grupo de gente tan entusiasta con los viajes como son los carreters esportius de la Comunidad Valenciana. ¡Enhorabuena por la iniciativa! Yo les aseguro a ustedes que no les pasará inadvertido su paso por la provincia de Palencia, donde podrán comprobar la calidad tanto de sus gentes como de sus monumentos», expresaba en una misiva remitida el 23 de marzo. Adjuntaba el presidente de la institución provincial una publicación a modo de pequeño avance de lo que es la provincia en monumentos, «ya que a sus gentes, por sus hechos las conoceréis», matizaba.

Quien también recibía a los carreters esportius era Rafael Palmero, obispo de Palencia en 1998. «Aplaudo la iniciativa de recorrer el Camino de Santiago de la manera singular que vosotros tenéis en este año. Cuando paséis por esta Diócesis, los días 4 y 5 de agosto según vuestras previsiones, os tendré especialmente presentes en mis oraciones. Os vais a encontrar con Cristo, camino verdadero y vivo, que nos conduce al Padre. Él es también la meta, porque la vida eterna consiste en estar plenamente felices junto al Señor. Y os vais a encontrar asimismo con la Virgen Blanca en Villalcázar de Sirga, a la que el Rey sabio dedicó algunas de sus famosas Cantigas, y con Santa María del Camino, madre de peregrinos, en Carrión de los Condes», decía el prelado palentino.

En carro hacia Santiago por PalenciaEn carro hacia Santiago por PalenciaEntre la documentación que aún conservan quienes protagonizaron esta hazaña también figura una carta de Heliodoro Herrero, alcalde por aquella época de Cervatos de la Cueza, localidad que invitó a los 18 carreteros valencianos a un almuerzo, «quedando estos muy agradecidos al pueblo por su hospitalidad». Tal y como expresaba Herrero, Cervatos recibió esta «original iniciativa jacobea con la más cordial de las acogidas», ofreciendo el Ayuntamiento su colaboración en la realización del Camino de Santiago en carro. Por eso, el alcalde rogaba a los organizadores que, en fechas próximas a su llegada, se pusieran en contacto con el Consistorio «a fin de ultimar los preparativos».

«En aquel año 1998 no nos percatamos de la importancia de nuestra pequeña hazaña. Más de veinte años después, creemos que es de interés general seguir con nuestro caminar, porque al tiempo que enseñamos nuestra geografía y practicamos la ecología natural, también es todo un proyecto de convivencia. Así pues, nos proponemos recorrer todas las provincias de España y Portugal, incluidas las Islas Canarias, Madeira, las Azores, Ceuta, Melilla y Gibraltar. El proyecto se llama Península Ibérica: 30 siglos nos contemplan», concreta Miguel Crespo. 

«Como nos hemos hecho algo mayores para tal hazaña, hemos pensado hacer el viaje sin salir de casa, por Internet, mientras esperamos que aparezcan esos jóvenes y bien dispuestos caballeros del carro para hacerlo realidad, viajando de verdad», concluye. 

En carro hacia Santiago por PalenciaEn carro hacia Santiago por Palenciaaño jacobeo. El pasado 31 de diciembre se abrió la Puerta Santa, que permanecía tapiada desde 2010, para dar la bienvenida al nuevo Año Jacobeo 2021. El arzobispo de Compostela golpeó ters veces con un martillo de plata en el muro, un gesto que simboliza la solicitud de permiso al apóstol Santiago para poder derribarlo y pasar.

Este año, sin embargo, la pandemia de la Covid-19 complica la celebración de este particular evento que muchos esperan con devoción. Los rebrotes del virus y el incremento de las limitaciones de movilidad, así como el cierre de la hostelería y la restauración impiden su normal desarrollo. No obstante, para aliviar el impacto de la crisis sanitaria, el Papa ha decretado que los beneficios religiosos del jubileo se prorroguen durante 2022.

Los Años Santos son los que el 25 de julio, festividad del Apóstol Santiago, coincide en domingo. Debido a los años bisiestos, siguen el orden 6, 5, 6, y 11 años. Es decir, 2010 fue el último Año Santo, y después de 2021 vendrá 2027. Por tanto, el Año Jacobeo solo se da 14 veces en cien años, lo que hace que sea muy especial.