Paso de gigante del Becerril

Alberto Moreno
-

Los morados ganan gracias a un tanto de Sierra en casa de un rival directo, el Mirandés B

Paso de gigante del Becerril - Foto: Sara Muniosguren

Batalla cruenta para la salvación. El empate del Becerril contra el todopoderoso Zamora fue, sin duda un punto de oro para las aspiraciones palentinas. Se puede interpretar como una pequeña victoria y un gran triunfo moral por el cómo se firmaron las tablas. Los muchachos de Edu Narganes tenían que hacer crecer el valor de la pasada jornada ganando al Mirandés B a domicilio en un partido de siete puntos (tres que se suman, tres que no suben al casillero del rival y el average particular en juego). Lo hicieron por la mínima pero controlando el encuentro en todas las fases, logrando una victoria que les mantiene fuera de los puestos de descenso. 
El conjunto palentino salió con la clara intención de llevar el peso del encuentro ante un rival con el que subieron de la mano la pasada temporada desde la Regional. El Becerril trataba de imponer cierto dominio, que el Mirandés B no se sintiera cómodo. Alberto Melero tuvo la primera opción del encuentro soltando un latigazo que se marchó fuera por poco. El Becerril rondaba el balcón del área jabata pero sin la profundidad y mordiente como para causar demasiados apuros a la zaga burgalesa.

Pudo haber unas manos en contra del Mirandés B cuando la primera mitad atravesaba su ecuador. Un saque de esquina botado el Becerril acabó en una acción rápida y poco clara sobre el grado de separación del brazo que el colegiado prefirió mantenerse al margen.
El Becerril estaba buscando con más esmero la portería rival, pero el Mirandés B estaba bien colocado y no daba opciones a los palentinos. Tuvo que fallar el guardameta jabato para que el Becerril consiguiera destapar el tarro de las esencias. Tras un saque de esquina el cancerbero local midió mal en su salida y Rubén Sierra, con la caña preparada, metió la pierna para dar una estocada al Mirandés B cuando el descanso ya asomaba en el horizonte.
Los muchachos de Narganes tuvieron una clara ocasión protagonizada por David nada más comenzar la segunda mitad. Pero fue Sevi, que no había tenido demasiada cuota de protagonismo hasta ese momento, el que se convirtió en el héroe becerrileño parando un penalti que habría puesto las tablas en el marcador. El cancerbero leyó a la perfección el disparó y puso una gran mano cuando el balón se dirigía a la cepa del poste y evitar el empate. A los pocos minutos David pudo abrir una brecha casi insalvable por lo visto en el partido con una definición defectuosa cuando lo tenía todo para marcar. Kuko iba a correr la misma suerte con un remate todavía más evidente.
El gol estaba siendo esquivo al Becerril, que dominaba y ganaba con cierta comodidad. Sin embargo, la renta era mínima y cualquier acción aislada podía castigar la poca puntería de los palentinos. Si no hubiera sido por Sevi, una vez más, el Mirandés B podría haber igualado el encuentro. Ya en el tramo final de partido los jabatos fueron a por el empate pero las ocasiones fueron muy tímidas y el Becerril, que había visto peligrar los tres puntos en escasas ocasiones, acabó sellando un gran partido con un buen triunfo. Un punto en la primera vuelta a estas alturas. Siete en la segunda