scorecardresearch
Jesús Mateo Pinilla

Para bien y para mal

Jesús Mateo Pinilla


El retrato del Rey

05/07/2022

Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad madrileña, encarga el busto de Felipe VI para el punto cero (de ahí parten los caminos de España), pero se discute precio, autor y parecido al retratado. 
El precio de 110.000 euros no es caro. Yo compré un dibujo de Ochoa ajustado de precio y ya hace años era alto. Ochoa está reconocido y es apreciado en el panorama artístico. Fijados precio y autor, falta el parecido. 
Leo a Chaves Nogales. La descripción de Chaves sobre Belmonte, el torero de Triana, me provoca contar cómo debe ser el retrato en artes plásticas y literatura.   
El retrato debe hacerte vibrar, sentir lo que representa. Es insuficiente la copia de foto; ha de ser reflejo del natural, incluso deformándolo para mayor expresividad. No se aconseja que el retrato sea de mayor dimensión que el original, implica inventar lo que no ves. Hoy, para hacer una obra mayor que el original se recurre a medios informáticos completándose con el natural, sin despojar a la obra del relato, vida o duda. La foto entrega al artista todo resuelto en el momento y no el interés de la existencia.
El retrato ha de ser expresión de una época. Se incluyen símbolos, ropa, tocados o actividades. Son muchos los retratados que permanece aislados del mundo como plasmación de fotomatón, fantasmas que salen de la nada. Los mejores retratos de la historia nos describen al personaje, su época y actitud en la pose. El busto del Rey posee un músculo, el esternocleidomastoideo que concede al retratado fuerza ágil, mando y disciplina. 
La mayor dificultad surge al plasmar los «universales fantásticos» de Vico, que permiten ver al hombre pensante y perceptor desde su nacimiento, porque la vida moldea al hombre con contenidos de su infancia. En una novela es fácil contar cómo fue la infancia, pero en el retrato modelado se ha de buscar la intención y el interés de la mirada, o el prognatismo de la mandíbula del Belmonte de Chaves Nogales que implica la búsqueda en la vida de lo que de niño le marcó.
Y si además el retrato se parece al modelo, lo que se cumple en nuestro caso con el Rey, mucho mejor. Buena inversión la de Díaz Ayuso.