«Es una auténtica vergüenza y una tomadura de pelo»

DP
-

El PSOE de Palencia calificó ayer de «auténtica vergüenza» el reconocimiento por parte de la consejera de Sanidad de la Junta de que en los próximos días se procederá a rescindir el contrato con la empresa encargada de realizar el bloque técnico

«Es una auténtica vergüenza y una tomadura de pelo»

 El PSOE de Palencia calificó ayer de «auténtica vergüenza» el reconocimiento por parte de la consejera de Sanidad de la Junta de que en los próximos días se procederá a rescindir el contrato con la empresa encargada de realizar el bloque técnico del nuevo hospital y, por tanto, deberá de convocarse un nuevo concurso.
Desde el PSOE se considera este hecho «una nueva tomadura de pelo de la Junta, que provocará el enésimo retraso en la construcción de esta infraestructura sanitaria que se remonta al año 2002 y que, aplazamiento tras aplazamiento, debiera haber estado finalizada, en el peor de los casos, en mayo de 2021».
Así lo asegura la procuradora socialista por Palencia, Consolación Pablos, que se muestra muy crítica con «los silencios cómplices de los dirigentes de la ciudad y la provincia,  que se muestran impasibles ante una situación de extrema gravedad». 
«No se entiende que el alcalde no mueva un dedo, que el delegado territorial calle y otorgue; y que la presidenta de la Diputación y del PP, Ángeles Armisén, no recuerde su pasado activista y revolucionario cuando arremetía contra el gobierno municipal del PSOE en 2008 al considerarlo culpable del retraso. Doce años después parece que su activismo ha quedado en el olvido y ninguno de los tres parece estar preocupado con las dudas más que razonables de que el hospital llegue a construirse».
«Pero lo que es peor, mientras las obras siguen sin iniciarse, la capital y la provincia cuentan con un centro hospitalario de tercera regional, que ni siquiera cuenta con las especialidades médicas suficientes para ser considerado uno de los 100 mejores hospitales de España», asegura Pablos.
Desde el PSOE lamentan «el fracaso rotundo del PP y Cs al frente de la institución autonómica supondrá la rescisión del contrato con la empresa a la que fueron adjudicadas las obras por 36 millones de euros en 2017 y que englobaban la ejecución del aparcamiento y del bloque técnico en el que se debieran albergar los nuevos quirófanos, el bloque obstétrico, las urgencias, la unidad de cuidados intensivos y otros servicios como el de Digestivo, Anatomía Patológica, Laboratorios, Neumología o Radiología».
La procuradora socialista recuerda que el contrato aún en vigor ha supuesto únicamente la ejecución de un 5 % de las obras adjudicadas, es decir, el parking actual, y supondrá un retraso de más de dos años hasta que se pueda adjudicar a una nueva empresa.
«La Junta de Castilla y León castiga una vez más a los palentinos y muestra un absoluto desprecio hacia esta provincia con engaños y excusas para tratar de tapar su incompetencia, o peor aún, para tratar de ocultar que su intención de construir un nuevo hospital en la ciudad es nula», asegura Consolación Pablos.
La procuradora recuerda las declaraciones de anteriores consejeros de la institución autonómica, como las Álvarez Guisasola en 2011, cuando aseguró que «Palencia avanza hacia el nuevo hospital con 7 años de retraso y será una realidad en 2012»; o las de Sáez Aguado en 2014, cuando dijo que «las obras del hospital arrancarán en el año 2015, para que esté en pleno funcionamiento en el año 2017».
Para los socialistas «este fracaso rotundo del nuevo gobierno de colación de PP y Cs al frente de la Junta no puede quedar como un mero trámite y, por tanto, exige al delegado territorial, José Antonio Rubio; al alcalde de la ciudad, Mario Simón, y a la presidenta de la Diputación, Ángeles Armisén, que reaccionen ante tanta ineptitud y que lideren cualquier tipo de iniciativa que permita a los palentinos y palentinas contar con unas dignas instalaciones sanitarias con las que ahora, desgraciadamente, no se cuenta».