scorecardresearch

Bailando con osos en la Montaña Palentina

Rubén Abad
-

INCLUYE VÍDEO | Claudio Sordo y Carmen Ortega son los autores del vídeo del ataque de los plantígrados en Santibáñez de Resoba que se ha hecho viral. Imágenes que fueron de móvil en móvil hasta superar las 39.500 reproducciones en Twitter

Bailando con osos en la Montaña Palentina

 

A estas alturas de la película, imaginamos que ya hayan visto en más de una ocasión el vídeo que se ha hecho viral en Internet (supera las 39.500reproducciones en Twitter) en el que se recoge el momento en el que un oso pardo adulto muere despeñado tras atacar a una hembra con cría en la peña Santa Lucía, en la pedanía cerverana de Santibáñez de Resoba. 

Lo que quizás desconozca son los autores de estas imágenes, que a pesar de su dureza muestran el día a día de la fauna salvaje en la Montaña Palentina. Lo anecdótico, en esta ocasión, es que lo ha captado la cámara. Detrás del objetivo se encontraban Claudio Sordo y Carmen Ortega, dos vecinos de Cervera de Pisuerga de 41 y 31 años, respectivamente, a los que les apasiona la naturaleza y la observación de animales salvajes en su hábitat.

Fue en una de esas salidas a la montaña cuando se encontraron con una escena que incluso ha saltado a la esfera pública nacional. Eran las nueve y media de la noche del domingo 5 de junio cuando captaron el sobrecogedor ataque, tras permanecer unas tres horas en el monte. Primero localizaron al animal -al que ya habían observado dos semanas antes- en un barrido con prismáticos y, una vez que dieron con él, hicieron uso de un potente telescopio con más aumentos que acoplaron a su teléfono móvil para hacer un vídeo que, como todos los que graban, en un principio estaba reservado exclusivamente a su uso personal y al de su círculo de amigos. 

«Estábamos viendo a la osa con su cría pasear entre las rocas tranquilamente cuando, de repente, apareció el macho. En cuanto vimos que seguía el rastro de la hembra, sabíamos que el final no iba a ser bueno», señala el cerverano, al que le apasionan los viajes y descubrir mundo fuera de las fronteras nacionales.

Claudio Sordo y Carmen Ortega se encontraban a unos 600 metros del lugar del ataque, en una zona en la que ni corrían peligro ni podían alterar el transcurso normal de la naturaleza. Desde allí fueron testigos de un ataque que, a las pocas horas, estaba en los móviles de prácticamente toda la provincia. 

«Ha corrido como la pólvora. Éramos conscientes de que habíamos visto algo extraordinario, pero no pensábamos que iba a tener tanta repercusión», reconoce Sordo, quien deja claro que es una escena «extraordinaria» que no se ve todos los días. Y es que existe un cierto temor entre los vecinos de la comarca de que Santa Lucía, una peña muy pedregosa y de difícil acceso, se convierta en una «procesión» de curiosos poco preparados y sin ningún tipo de conocimiento sobre la zona.

Y es que son muchos los riegos que se corren a estas alturas del año en las zonas oseras, porque los machos están con las hormonas «a tope». «Ahora son mucho más impredecibles [como se observa en el vídeo], porque lo normal es que se espante y  huyan», explica Sordo, que se siente un privilegiado por vivir en la Montaña Palentina. «Es un territorio privilegiado, rodeados de osos y de ciervos», destaca.