scorecardresearch

El barrio del Campo de la Juventud reclama más actividades

Pablo Caminero
-

Los vecinos quieren que se dote de vida a los parques y las plazas que se usan poco

Los parques no disponen de zonas de sombra - Foto: Juan Mellado

El barrio del Campo de la Juventud no sufre problemas de asfaltado como sí sucede en otras zonas como el Cristo. «No nos podemos quejar porque poco a poco sí que van mejorando la aceras» afirma M.ª de los Ángeles López, presidenta de la asociación de vecinos. El aparcamiento, por su parte, «tampoco es un problema porque hay sitio suficiente», explica la presidenta. Sin embargo, la zona presenta diferentes problemas que necesitan una solución.

Una de las principales carencias, según López, es «la dinamización del barrio». «Tenemos dos parques sin explotar, el Gómez Manrique y el Antonio Machado. No tienen vida, que es para lo que se supone que están. Está el espacio pero sin aprovechar», denuncia la presidenta. Desde la asociación, «proponemos que incluyan atracciones y juegos infantiles para los pequeños. También nos vale con que cerquen los suelos con goma». Alegan, también, que la plaza no incluye «zonas de sombra y, por ello, nadie trae a los niños».

Respecto a la plaza Gómez Manrique, que sí que tiene atracciones para los pequeños como una tirolina, la presidenta subraya que es «un espacio muy grande sin aprovechar». Propone, «añadir un chiringuito o un bar en el que los padres se puedan sentar mientras sus hijos juegan en  el parque».

Los parques no disponen de zonas de sombraLos parques no disponen de zonas de sombra - Foto: Juan MelladoOtra manera de dinamizar las plazas sería «incluir actuaciones musicales». Al respecto, por ejemplo, la asociación llevó a la Banda Municipal en las fiestas. «Contamos con sitios amplios y podrían aprovechar para traer cantantes, como hacen en el centro», defiende López.

La asociación explica que para activar el barrio dispone de otras opciones que no sean al aire libre para la temporada invernal. Sin embargo, «siguen sin aprovecharse». La biblioteca de lecrac, desde el fin de la obra, cuenta con un auditorio propio. Aun así, «solo se usa cuando se pide, el Ayuntamiento no promueve algo atractivo para la gente. Hacen presentaciones de libros pero eso es lucrativo, no para entretener a las personas», defiende la presidenta.

Piscina. Por último, los vecinos  se quejan del cierre de la piscina del Campo de la Juventud, que ha provocado que «quienes se tienen que quedar obligatoriamente en sus barrios y no tienen medios para ir a otras piscinas se encuentran sin opciones». 

La Junta cerró la piscina durante la pandemia y no la ha vuelto a abrir alegando «que es muy pequeña», según comenta Mª de los Ángeles López. Sin embargo, la presidenta añade que «de manera oficial no han dicho nada porque el delegado no se ha pronunciado hasta el momento». Por ello, la asociación se muestra optimista. «La piscina no se puede dar por perdida ya que el tema no se ha tratado». En su momento, Vox sí que habló de la posibilidad de que fuera el Ayuntamiento quien gestionara la instalación, «pero una vez dada la noticia se olvidó el tema», finaliza la presidenta.

Los vecinos denuncian que el solar del Loyola sigue con maleza y ratas

La obra abandonada de lo que iba a ser la nueva Escuela de Arte Mariano Timón sigue causando problemas sin que 15 años después le den solución

El estado del solar del antiguo Loyola es una queja recurrente entre los vecinos. Hace más de 15 años, comenzó la obra que convertiría el lugar en la nueva Escuela de Arte Mariano Timón. Se han efectuado varias limpiezas, pero la maleza ha vuelto a conquistar los cimientos del solar. «Hay vecinos que han visto ratas, pero no entra nadie y es imposible verlo por la maleza» explica M.ª de los Ángeles López, presidenta de la asociación del barrio.

Actualmente, la obra sigue parada. Los cimientos de hormigón son lo único que queda entre la maleza. «Se metió el hormigón y se acabó el presupuesto. Al año siguiente, no había dinero y lo dejaron así», explica López. Desde la asociación piden que, al menos, «se adecente la zona». «Se justifican declarando que no hay dinero o que hay que emplearlo en otras cosas más importantes», afirma.

Avenida de Valladolid. Ahora, han aprovechado la zona para guardar el material de la red urbana de calefacción con biomasa, una iniciativa en favor de la ecoenergía. En los últimos meses, la concurrida avenida de Valladolid ha estado cortada por las obras. Se levantó el asfalto con el fin de llegar a las tuberías e implantar este nuevo sistema que favorece el uso de energías renovables. 

Los vecinos se quejaron durante este tiempo «porque desde que cerraron hasta que lo asfaltaron bien, tardaron demasiado», explica la presidenta. Sin embargo, señala también que por ser una obra de iniciativa propia no están obligados a anunciar un tiempo estimado de duración, «con tener el permiso de obra les vale para seguir adelante». 

Preocupación por las palomas

La cantidad de palomas en la zona urbana es un problema que sufre toda la ciudad, y así lo reconoce la presidenta de la asociación del barrio del Campo de la Juventud. Sin embargo, sí comenta que «a nosotros nos afecta más porque somos el barrio más grande de la ciudad y, por ello, tenemos más parques».

contenedores La modernización del mobiliario urbano es una de los peticiones que hace también el barrio. «Siempre hemos pedido, ya que esta es una zona céntrica, contenedores soterrados. Entre otras cosas siempre hay que cuidar la imagen de una ciudad» relata la presidenta.