Cs y PP prevé subir de 5 a 9 euros el agua y 5 la basura

Carlos H. Sanz
-

La propuesta del equipo de Gobierno incrementará entre un 3 y un 4% el recibo del agua de una familia media y un 11% el de la basura, incluye una fuerte subida de los precios de las actividades e instalaciones deportivas y encarece el autobús

Cs y PP proponen una subida de 5 a 9 € en agua y basura - Foto: Sara Muniosguren

La subida de los recibos del agua y la basura y de los precios públicos de las actividades e instalaciones deportivas municipales es la principal novedad, junto a la congelación de los principales impuestos, de la propuesta del equipo de Gobierno del Partido Popular y Ciudadanos para las ordenanzas fiscales de este año. 
Incrementos que, solo en el caso del agua y la basura, supondrán a las familias un sobrecoste anual de entre 5,4 a 8,7 euros anuales -de casi un 3 a un 3,8% más- en el recibo del agua en función del consumo, y de un 11% en el de la basura si finalmente sale adelante el borrador que hoy se debatirá en la comisión de Hacienda y al que ha tenido acceso Diario Palentino. Si el año pasado pagaba por el agua entre 181,33 y 226,99 euros, en 2020 abonará entre 186,73 y 235,69 euros, a lo que hay que sumar otros 48,47 euros por la recogida de basura y el tratamiento de residuos.
De esta forma, si se tiene en cuenta que el consumo medio de una familia de cuatro miembros oscila entre los 31 y 45 metros cúbicos de agua cada tres meses, a lo largo del año pasará a pagar 18,76 euros de cuota fija (4,69 euros en vez de 4,47 por trimestre) y, después, 0,548 en vez de 0,522 euros por cada metro cúbico de agua consumido, es decir, entre 67,9 y 98,6 euros al año si se mantiene en esa franja de consumo. En total, la cifra estará entre los 86,66 y 117, euros anuales cuando el año pasado estaba entre 82,58 y 111,78 euros.
La subida es aplicable a todos los tramos de consumo: hasta 30 m3 pasa de 0,168 a 0,176 euros; y a partir de 45, cada metro cúbico se encarece de 0,576 a 0,605 euros. También afecta a las familias numerosas: de 0,345 a 0,362 euros (31 y 45 metros cúbicos) y de 0,549 a 0,576 euros para cada metro cúbico que exceda los 45. El agua para uso industrial también será más caro. 
El mantenimiento y conservación del contador de agua también sube porque la tasa pasa de 1,10 a 1,16 euros y, por lo tanto, de 4,40 a 4,64 euros por el mantenimiento y conservación del aparato en su calibre más pequeño. Respecto al alcantarillado, en primer lugar, se pasará a pagar una cuota de servicio o abono de 1,17 euros al trimestre, 4,68 euros al año. Y a esta cifra se suma una parte variable en función del consumo de agua que también aumenta, de forma que por cada metro cúbico se abonará 0,1205 euros por metro cúbico en vez de 0,1086 euros, por lo que al año supone para una familia media pasar de pagar de entre 14,94 y 21,69 euros, en vez de 13,46 y 19,56 euros. En total, entre 19,62 y 26,37 euros anuales en vez de los 17,66 y 23,76 euros de 2019.
Por otra parte, se propone la eliminación de la cuota de servicio o abono por la depuración, que hasta ahora es de 8,4 euros al año, pero crece la parte variable en función del consumo de agua. Por cada metro cúbico se paga en la actualidad 0,1851 euros, por lo que al año supone entre 22,95 y 33,31 euros, lo que hace que la cifra total esté entre los 31,35 y 41,71 euros anuales. 
Con los cambios propuestos por el equipo de Gobierno de Mario Simón, por cada m3 de agua consumida, hasta 30 m3, se pasan a pagar 0,1742 €/m3; de 31 a 200 m3, 0,2055 €/m3; de 201 a 2.000 m3, 0,2997 €/m3 y más de 2.000, un total de 0,3680 €/m3. De esta forma, una familia media abonará por este concepto entre 25.48 y 36,99 euros al año, lo que supondrá una pequeña rebaja y evitará que el recibo anual se encarezca entre 14 y 17 euros.
 

Recogida de basuras. El coste de la recogida de basuras también se incrementa pero en esta ocasión solo para viviendas o locales no destinado a actividad comercial, mercantil, industrial o profesional, en los que se pasa a pagar de 28,46 a 31,59 euros al año, un 11% más. Las empresas seguirán pagando lo mismo.
También se propone un incremento del tratamiento selectivo de residuos, de forma que ahora, por cada inmueble destinado a vivienda o local sin actividad comercial, mercantil, industrial y/o profesional se paga una tasa de 18,74 euros en vez de 16,88, también un 11%. En este caso, para las empresas sí hay subida de la contraprestación, de 34,52 a 38,32 euros al año.
 

Congelación. Más allá de estos recibos, el equipo de Gobierno de Mario Simón opta por congelar los principales impuestos. En el caso del Impuesto de Bienes Inmuebles se mantiene el gravamen del 0,5847%, aunque hay que recordar que sí variará la base imponible, es decir, el valor catastral de los inmuebles, a la que se aplicará un coeficiente del 1,03. No hay cambios el Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica ni en las plusvalías.
Respecto a las empresas, sube del 2 al 2,10% el tipo del Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras, el mismo que el equipo de Gobierno de Alfonso Polanco aceptó rebajar a propuesta de Ciudadanos del 2,14% al 2% el año pasado. 
Deporte más caro. En cuanto a las tasas, destaca la subida aplicada a todos los precios para el uso de instalaciones y actividades del Patronato Municipal de Deportes. Por ejemplo, la entrada a la piscina climatizada pasará de 3,05 a 3,50 euros, casi un 15%, y si se opta por un bono anual, el incremento es de 381,90 a 435,40 euros.
Practicar deporte este año será más caro ya que la subida afecta a prácticamente todas las modalidad, recintos y cursos: frontón, tenis, badminton, rocódromo, pádel (a 4,80 o 6,50 euros la hora) sala cardiovascular, golf (la entrada pasa de 1,50 a 1,65 euros) o las piscinas de verano, que pasarán a costar 2,50 euros para los adultos y un euro para los niños. Solo el squash, el tenis sobre hierba y algunos campos de fútbol se libran de la subida.
Para aminorar el impacto, la concejalía de Hacienda aboga por aplicar un descuento del 100% en las tarifas de cursos para grupos especiales a los miembros de las familias en situación económica muy desfavorecida. Y, lo más importante, se introduce por primera vez la denominada receta deportiva, una propuesta del PSOE por el que los beneficiarios acogidos a este programa se beneficiarán de un descuento del 50% «para el uso de las instalaciones y actividades del complejo de Eras de Santa Marina». 
Sube el autobús. Por otra parte, la propuesta del concejal de Hacienda aboga por encarecer el precio del billete de autobús urbano, de forma que el billete ordinario pase de 0,70 a 0,75 euros y el bonobús de 0,40 a 0,50 euros. La subida también afectará a los bonobuses especiales: el de jóvenes, familias numerosas y desempleados pasará de 0,20 a 0,30 euros y el de Tercera Edad y personas con discapacidad de 0,10 a 0,15 euros.
También se incrementa el precio de las estancias de vehículos en el depósito municipal, que pasa a ser de 2 euros para motocicletas, ciclomotores, quads y vehículos que no requieran carnet de conducir, y a 6 euros, casi el doble, para automóviles y camiones.
El borrador también incluye un encarecimiento del precio del alquiler del Teatro Principal, que para particulares, empresas privadas y clubs deportivos pasa de 785 a 913 euros o de 290 a 456 euros, en función de si se cobra o no entrada.
También será más caro para las ONG y entidades sin ánimo de lucro, que pasarán a pagar de 290 a 456 o de 100 a 230 euros; y para las administraciones públicas y colegios profesionales, a las que a partir de ahora se cobrará 300 euros en vez de 100.

 

Ganemos propone una fiscalidad «proporcional a  los ingresos»

Para el grupo municipal de Ganemos Palencia la subida de tasas propuesta por el Ayuntamiento «no responde a criterios objetivos ni a un reparto equitativo de la riqueza ni a una justicia fiscal». «Nos preocupa la falta de redistribución de la riqueza, especialmente a clases medias y trabajadoras que tienen cada vez menor poder adquisitivo», asevera su portavoz, Sonia Ordóñez, que exige un debate económico pertinente sobre la pobreza en la ciudad. «El empobrecimiento de la población lleva a que Servicios Sociales se convierta en un área meramente asistencial que se encuentra desbordada», sostiene Sonia Ordóñez, que reividica «que se tenga en cuenta la situación de desempleo para regularlo en las ordenanzas fiscales del Ayuntamiento para el 2020». «Si se hizo para la utilización del autobús urbano tendría que poderse para el IBI, agua y basuras, Impuesto de Vehículos... Hay que dar pasos para disminuir el desempleo, pero mientras esté en cotas tan altas, hay que tener en cuenta las situaciones de vulnerabilidad económica y sociolaboral que están viviendo más de 7.000 personas en la ciudad», alega Ordóñez.
Desde Ganemos también inciden en la necesidad de garantizar «que todas las familias tengan el acceso garantizado al agua y a los servicios públicos mediante las bonificaciones y exenciones», y proponen medidas para estimular el alquiler como un recargo de un 50% de la cuota líquida del IBI para inmuebles desocupados con carácter permanente. «Si hay casas sin gente, que tengan un recargo», sostiene Ganemos. El grupo municipal asevera que su línea roja para apoyar la propuesta fiscal es «que el Ayuntamiento no pierda más ingresos y que puedan redistribuirse equitativamente», de ahí que pida medidas como que las bonificaciones en impuestos siempre seliguen a los ingresos. «No vale el café para todos», sostiene. 
«Sin ingresos no va a haber servicios públicos en la ciudad», sentencia Sonia Ordóñez.