Un dragón en plena forma

Sara Borondo
-

La serie cambia de protagonista y se pasa al RPG para la nueva generación de consolas

Un dragón en plena forma

Es posible que Yakuza sea la serie de videojuegos que más se difunde boca a boca en Occidente. Desde fuera la serie puede parecer una más de mundo abierto, pero es un universo tan bien construido y con unas historias y unos personajes con tanta personalidad que atrapa al jugador y le hace disfrutar una buena cantidad de horas.

El último capítulo ha perdido en Occidente la numeración que le corresponde, el 7, para ser simplemente Yakuza: Like a Dragon, como símbolo del reinicio que supone, porque en esta ocasión ha cambiado el protagonista y la jugabilidad aunque el resultado es un juego que transmite las mismas sensaciones y es igual de satisfactorio y divertido

En Like a Dragon el protagonista ya no es Kazuma Kiryu, el dragón de Dojima, sino Ichiban Kasuga, cuya personalidad se contrapone a la del reservado y sensato Kazuma. Ichiban es pasional, algo alocado, excéntrico y directo y le encantan los videojuegos (sobre todo Dragon Quest, otra serie que -como Yakuza- va siendo cada vez más popular en Occidente). No obstante, ambos personajes tienen un punto en común: su paso por la cárcel aun siendo inocentes.

En el caso de Ichiban, acepta una condena de 18 años de cárcel para proteger al patriarca de su clan. Cuando sale de prisión su familia yakuza le da la espalda y casi muere, así que decide encarrilar su vida en otra dirección. La venganza es uno de los temas habituales en la serie, pero Yakuza siempre plantea otros temas más serios, como la falta de una figura paterna, la lealtad, la redención o el crecimiento de un personaje, y esta es también parte de la magia de la serie. Ayuda a todo esto, sin duda, el hecho de que los textos estén en español.

Con Ichiban ha llegado un cambio en la jugabilidad; Like a Dragon es un RPG, las peleas al estilo yo contra el barrio dejan paso a los combates por turnos. El carácter de Ichiban encaja con el hecho de que se acompañe de un grupo de personajes de lo más variado en los enfrentamientos, en los que también se pueden utilizar elementos del escenario.

Yakuza: Like a Dragon está disponible en Xbox Series X|S, PlayStation 4, Xbox One y PC. La versión de PlayStation 5 saldrá a la venta el 2 de marzo, fecha en la que quienes hubiesen comprado la versión de PS4 recibirán una actualización gratis a la nueva consola de Sony.

Los dos cambios, el de género y el de protagonista, le han sentado muy bien a la serie, que mantiene sus señas de identidad más apreciadas, como unos personajes interesantes con una profundidad que los hace especiales y unas historias muy originales -y estrambóticas- que llevan a participar en múltiples minijuegos -en esta ocasión el de Karaoke contiene versiones en inglés- como juegos de azar, shoki o carreras de karts.

Hay que ser valiente para introducir tantos cambios en la serie pero Ryu ga Gotoku Studio ha acertado precisamente por modificar todo a la vez, de forma que no se percibe forzado ni el protagonista ni la nueva forma de jugar. El paso de la serie a la nueva generación es así natural y suave e incluso se agradece el aire fresco que suponen esas novedades. Quien no haya jugado ningún Yakuza puede empezar ahora y disfrutar de un juego cautivador y los que ya sean viejos aficionados no tardarán en sentirse cómodos con el grupo Ichiban.