scorecardresearch

Estudio y trabajo

CÉSAR CEINOS
-

Ejerce en la Diputación desde septiembre de 2020 y preside el Colegio de Trabajo Social de Palencia, que está formado por 170 personas, desde marzo del pasado año

Estudio y trabajo - Foto: Óscar Navarro

José María Laso le gusta estudiar. Comenta que prácticamente no ha parado de hacerlo desde que acabó la carrera de Trabajo Social en Valladolid. «Lo que antes no lograban mis padres, actualmente me cuesta mis pelas», bromea. Actualmente está haciendo un máster en la UNED.  No obstante, la formación es solo una parte de su vida. También trabaja. Es lo que algunos vienen a denominar un Sí-Sí. (sí estudia, sí trabaja). En concreto, está ejerciendo de trabajador social en la Diputación y, además, desde marzo de 2021 preside el colegio provincial de su profesión, que está formado por unos 170 compañeros.

Laso, que nació en la capital en 1987, cuenta además con una dilatada carrera laboral en lo suyo. Empezó en Aspanis y pasó por la Asociación Palentina de Parkinson, Autismo Palencia y la Diputación de Segovia antes de obtener en septiembre de 2020 la plaza en la administración de nuestra provincia. Define su labor con la siguiente explicación: «cuando una persona está enferma acude al médico; cuando tiene problemas legales, al abogado y cuando tiene problemas sociales, donde hay una especie de mala sintonía con el entorno y las circunstancias que la rodean, al trabajador social». Reconoce que la idea es de una compañera suya, si bien admite que suele usar mucho este ejemplo.

Está convencido de que un buen profesional tiene que tener «paciencia, empatía, la capacidad de saber escuchar y adaptabilidad». «Trabajamos con muchas personas con diferentes perfiles y múltiples necesidades que van variando. Hay que ser muy polivalente y tener ganas de estar aprendiendo continuamente porque todo cambia, incluso las formas de intervenir», asegura. Asimismo, piensa que su trabajo es como una carrera de fondo. «Los logros suelen ser muy pequeñitos, pero muy constantes. Cuando trabajas con personas y ves que su calidad de vida mejora, la satisfacción es mucho mayor», añade. Por ello, se alegra de encontrarse con gente a la que atendió en el pasado y que dejó de hacerlo porque, llegó a la meta. «La mejor sensación es ver cómo una persona se va empoderando, va cogiendo las riendas de su vida y cumple un plan de apoyos hasta que al final te deja de necesitar porque se han cumplido los objetivos», manifiesta.

Por último, Laso explica que su profesión «te realiza como persona». Anima a cursarla porque comenta que «tiene futuro», si bien explica que para trabajar en este sector es obligatoria la vocación. «Se está apostando por los Servicios Sociales porque se entiende que una sociedad justa es la manera de ofrecer calidad de vida a la ciudadanía», piensa. Eso sí, reclama más trabajadores sociales en las áreas de Sanidad y Justicia.