Bombazo en Tierra de Campos

SPC
-

La localidad vallisoletana de Mayorga se ha convertido en el epicentro de uno de los botes más grandes jamás repartidos por el Euromillones después de que un grupo de 15 amigos se lleven 144,5 millones del sorteo

Varios de los agraciados con los 145 millones de euros celebran en la puerta del Bar La Central el premio logrado. - Foto: Ical

Ciento cuarenta y cuatro millones de euros van a cambiar para siempre la vida de quince amigos de toda la vida de la localidad vallisoletana de Mayorga, al convertirse en los acertantes únicos de primera categoría del sorteo del Euromillones correspondiente al martes 7 de julio. Este pueblo de poco más de 1.500 habitantes ubicado en la provincia de Valladolid, pero colindante con las de León, Palencia y Zamora, se ha convertido en el epicentro de uno de los botes más grandes jamás repartidos por el sorteo de Euromillones, y que permitirá a sus agraciados vivir sin preocupaciones pecuniarias el resto de sus vidas.
El dueño del Bar Central de la localidad, que se llama Ángel, fue quien ayer, a las 14 horas, atrajo la suerte para llevarse el primer premio del Euromillones. Sus manos y su intuición fueron las que decidieron que la fortuna les sonriera a este grupo de jugadores al hacer tres apuestas múltiples de 180 -36 combinaciones-, 30 y 15 euros, si bien fue la primera, la de mayor cuantía, la que les llevó hasta el ‘Gordo’. «Un premio así nunca lo ha habido, ni en Mayorga, ni en Valladolid», afirmó a Ical el propietario del Bar Central. El martes continuó con calma hasta que a las 22.20 horas, recordó, revisó el resultado del sorteo, con la sorpresa de encontrar varios premios, de categorías inferiores, hasta que, de repente, se dio cuenta de que habían acertado el primero, agraciado con 144.542.315 euros.
Sin dudarlo, cogió el teléfono y avisó a sus compañeros para que acudieran al bar, tras confirmarles que se habían convertido en millonarios de euros. «Les llamé y les dije: Nos ha tocado el ‘Gordo’. Sí, sí, es verdad, aquí lo tengo en la mano». Ahora, el boleto ya se encuentra depositado en una entidad bancaria, aunque volverá a buscar la suerte del Euromillones este viernes, al haber elegido dos sorteos.
El premio, en Mayorga

Ángel, de 56 años, regenta el Bar Central, un negocio familiar alquilado desde hace cuatro años y un mes, que atiende junto a su mujer y dos chicas. Todavía no sabe qué harán con los millones, pero destacó que el premio se quedará en el pueblo, porque los agraciados son personas de la localidad y alrededores. «Todos somos de aquí», dijo y añadió: «Vamos a seguir jugando a la lotería». Mientras, la calma reinaba ayer en las calles de este municipio de Tierra de Campos de unos 1.500 habitantes en una mañana gris y tras una noche de calor que fue especialmente corta y alegre para los agraciados con la lluvia de millones, entre los que se encuentra el padre del alcalde del municipio, Alberto Magdaleno, así como el dueño de Panadería Quiñones o los propietarios del Restaurante Madrileño.
También se llevará una parte del premio Marcos Pérez, de Cárnicas Mahejo, que ha jugado tres o cuatro veces con el grupo a la lotería, lo que le ha sido suficiente para llevarse una parte del premio. «Ángel ha sido el pastor del rebaño, el protagonista de todo esto», explicó el dueño del matadero de lechazos ubicado a las afueras de la localidad. Aunque reconoció que todavía es pronto para decidir qué hará con el dinero, su idea es seguir invirtiendo y apostando por nuevos proyectos para seguir luchando por su negocio. 
A pesar de la importancia y envergadura de este premio, el alcalde, Alberto Magdaleno, celebró que el premio vaya a estar repartido entre quince familias del municipio y no a un único acertante. «Hay familias a las que les va a venir muy bien», concluyó el alcalde.