Sandora relanzará Fuentes de Lebanza para Alemania y Austria

ALBERTO ABASCAL
-

El objetivo empresarial es llegar a una cuota de producción de 100 millones de litros al año destinados casi en su totalidad a la exportación · La firma de La Pernía quiere hacer una inauguración pública en septiembre

Sandora relanzará Fuentes de Lebanza para Alemania y Austria

El grupo alimentario austríaco Figlmüeller relanzará la comercialización de la marca de aguas Fuentes de Lebanza, cuya factoría se encuentra en San Salvador de Cantamuda, a través de la firma empresarial Sandora Iberia SL, que fue constituida el 23 de octubre de 2018. El objetivo empresarial es llegar a una cuota de producción de 100 millones de litros al año, la mayor parte de ellos destinados al mercado alemán y austríaco, según confirmó a Diario Palentino el asesor legal de la entidad, Pedro Rodríguez Alcalá.
Con las licencias pertinentes ya en su poder (administrativas, tributarias y de explotación), el deseo de la compañía es llevar a cabo una inauguración a nivel público en el mes de septiembre, aunque la idea primogénita era haber iniciado el periplo empresarial durante la pasada primavera. «Ahora mismo están trabajando dentro de la factoría unas 14 personas que están poniendo a punto el material y la maquinaria. Precisamente, es la maquinaria la que más nos ha retrasado para relanzar el proyecto porque la heredamos en no muy buenas condiciones», reconocía Rodríguez Alcalá.
Sin embargo, el propósito a medio y largo plazo, si los objetivos económicos se van cumpliendo, es que Sandora Iberia SL tenga una plantilla que llegue a los 40 operarios, allá por el año 2022.
Lo que sí tienen claro los rectores de la nueva embotelladora, que adquirieron la unidad productiva de Agua Palentina, es que producirán agua y derivados con arreglo a las exigencias a la normativa europea sobre medio ambiente, especialmente en los formatos de envasado. «Se trata de evitar el consumo del plástico, tal y como se perfilan las nuevas normas productivas  y comerciales. Por lo tanto, el formato de vidrio será una de nuestras banderas, sin descartar otras opciones para llegar al mercado en las mejores condiciones de calidad», explicaba Pedro Rodríguez Alcalá.

el germen. Cabe recordar que el grupo austríaco llegó en el verano de 2018 a un acuerdo con la empresa palentina East Atlantis Port, liderada por Conrado Merino, actual presidente de la Cámara de Comercio e Industria, que inicialmente se hizo a través de una subasta judicial con el único lote de la maquinaria de Agua Palentina y que también incluía la licencia comercial Fuentes de Lebanza, por un montante de 853.000 euros. 
La venta, con independencia del impuesto del IVA y el coste de la subasta, se produjo prácticamente por el mismo precio de esta adquisición mediante subasta. Y es que Figlmüeller tiene la intención de explotar la embotelladora de agua con un importante desembolso económico para surtir la producción no solo a su cadena de productos gastronómicos, sino también en otros mercados. De hecho, el pasado verano la empresa volvió a contratar seguridad y los químicos realizaron análisis de la calidad del agua para poder reabrir cuanto antes la factoría de San Salvador de Cantamuda. El grupo alimentario austríaco alcanzó la fama internacional con el Figlmüller Schnitzel y ayudó al restaurante del centro de la ciudad a su reputación como embajador culinario de Viena. Figlmüller es una empresa familiar cuyas raíces se remontan a 1905. Actualmente, el grupo cuenta con casi 300 empleados distribuidos en 24 naciones. 
Como ya publicó Diario Palentino en su momento, Conrado Merino explicó que el acuerdo de venta se produjo «por el bien de Agua Palentina y el futuro de la empresa por cuanto el grupo austríaco, dedicado sobre todo a la restauración,  poseía las naves y los derechos de explotación y no estaba dispuesto a desprenderse de los mismos. Si ellos no vendían ni nosotros tampoco, el futuro de la firma Agua Palentina sería muy negro». 
El adjudicatario final de la subasta, supervisada por la administración concursal (Agua Palentina se encontraba en concurso de acreedores), si quería conseguir el conjunto de la unidad productiva debía negociar y adquirir los derechos de explotación y las hipotecas de las naves a través del fondo irlandés Baracoa Holdings, que se convirtió en el principal acreedor de la compañía tras adquirir toda la deuda a la entidad bancaria Cajamar.  
Según la información aportada, el grupo austríaco había adquirido del fondo irlandés tanto los derechos de explotación como la propiedad de las naves industriales ubicadas en La Pernía y ahora, con esta adquisición, Figlmüeller se hizo con la unidad productiva de Agua Palentina, que comercializaba Fuentes de Lebanza. 
La administración concursal procedió en mayo de 2018 a la liquidación definitiva de Agua Palentina, después de que la mercantil franco-belga  SH Distribución no afrontara finalmente en el plazo convenido el montante total para hacerse con la unidad productiva.
SH Distribución había presentado en su día un aval para adquirir la unidad productiva, aunque debía afrontar un montante cercano a los 2,1 millones de euros para formalizar oficialmente dicha compra, según el plan elaborado por la administración concursal.  
Sin embargo, transcurrido el tiempo convenido, incluidas las prórrogas solicitadas ante la autoridad judicial, la administración concursal liderada por el abogado vallisoletano Juan Barco tuvo que presentar en el juzgado un escrito por el que solicitaba la liquidación definitiva de la embotelladora.