scorecardresearch
José Javier Terán

El rincón palentino

José Javier Terán


Paso a paso

11/05/2022

Por lo que se va viendo últimamente y, en particular tras la llegada de la estación de las flores -quizá fruto también de su fuerza creadora en la naturaleza-, parece que después de dos-tres años de parón -según los casos- debido a la pandemia, bajo la cual todavía nos encontramos mal que nos pese, poco a poco, sin embargo, se va llegando a una más que razonable normalidad en cuanto a las diferentes actividades más o menos lúdicas, deportivas o festivas que se venían desarrollando en los distintos lugares de nuestra provincia, y ya casi con la misma literalidad a la que nos tenían acostumbradas las mismas en las ediciones anteriores a producirse la tantas veces nombrada epidemia del covid 19.
Poco a poco, como decía, vamos notando cómo la música que nos va llegando de estas diferentes actividades nos va sonando bien, extraordinariamente bien diría mejor, adecuada y representativa de las mismas; cumpliendo las expectativas en definitiva.
Así lo atestiguarían, sin ir más lejos, las recientemente celebradas romerías palentinas de Santo Toribio, también conocida como la del pan y el quesillo en el barrio del Cristo y la de San Marcos en el Sotillo.  O la de San Telmo en la localidad de Frómista.  O la de San Marcos, también, en Torquemada.
O la tan popular Marcha de Aspanis en la capital, celebrada este sábado pasado con la consabida afluencia de andarines por tan noble causa.  O la muy numerosa fiesta palentina de la ITA en el parque Ribera Sur, que también llevaba suspendida por el mismo motivo y que tendrá lugar este viernes próximo.
Claro que, sin embargo, tampoco es para que echemos las campanas al vuelo celebrando la erradicación total y definitiva del virus, porque no es así; y ahí anda dando sus coletazos el susodicho con la amenaza de nuevas variantes.
Y es que, abundando en ello, aunque estemos hablando en positivo, como ha sido el hecho de que dejen de ser obligatorias las mascarillas incluso en lugares cerrados -con sus excepciones como es sabido-, la precaución y la observancia correcta de las normas sanitarias ya conocidas es una herramienta de vital importancia para la normalización de nuestras vidas.