scorecardresearch

El turismo rural se recupera y vuelve a cifras prepandemia

SPC
-

Castilla y León registra en septiembre 65.000 viajeros y 140.000 pernoctaciones, y se sitúa como la comunidad con mejores cifras tras los tres primeros trimestres

Interior de un alojamiento de turismo rural de Soria. - Foto: Eugenio Gutiérrez

El turismo rural de Castilla y León sigue dando pasos en firme y, a pesar de las incertidumbres del sector, en septiembre consolidó el liderato en el ranking de personas que optaron por este tipo de ocio en España, al registrar 64.606 viajeros, 20.000 más que Cataluña, que se sitúa segunda. Por el contrario, la Comunidad ha sido relegada por Baleares al segundo puesto en lo que se refiere a pernoctaciones, con un total de 138.752 en septiembre, lo que representa, además, un descenso del 8,50% en comparación con los datos del noveno mes del pasado ejercicio. En cualquier caso, en el acumulado de los tres primeros trimestres del 2022, lo cierto es que Castilla y León se sitúa a la cabeza nacional en ambos indicadores, contabilizando 563.920 viajeros y 1.361.223 pernoctaciones, el quince por ciento del conjunto de las comunidades en ambos casos.

Además, sendas cifras suponen recuperar prácticamente los números que el turismo rural autonómico tenía antes de la irrupción de la pandemia, ya que, entre enero y septiembre de 2019 se registraron 620.000 viajeros y  1.384.988 pernoctaciones, según los datos que maneja el Instituto Nacional de Estadística.

Un extremo que se repitió durante el mes de septiembre, cuando también se rozaron cifras prepandemia tanto con los 64.606 viajeros de turismo rural (69.240 en 2019 y 29.242 en 2021), y al tiempo que se igualan las pernoctaciones, con 138.752 frente a 139.137 de hace tres años.

De los visitantes que llegaron a Castilla y León durante el noveno mes de este año, 56.752 eran residentes en España y el resto (7.854), arribaron procedentes del extranjero. En cuanto a las pernoctaciones, nueve de cada diez contabilizadas en la Comunidad fueron protagonizadas por turistas españoles (123.897), y el diez por ciento restante, por extranjeros (14.855). En Castilla y León, la estancia media en alojamientos de turismo rural fue de 2,15 días, por debajo de los 2,55 de media nacional, algo que ya ocurría antes de la pandemia, según informa la Agencia Ical. 

A lo largo del mes de septiembre, permanecieron abiertos 3.438 establecimientos del sector que ofertaban un total de 31.162 plazas y empleaban a 4.941 personas, por lo que la ocupación media por plaza fue del 14,8 por ciento, porcentaje que los fines de semana se incrementó al 30 por ciento, mientras que la media nacional se situó en 21,5 y 34,8 por ciento, respectivamente.