scorecardresearch

Aflora el interés por viajar, pero los precios son más altos

César Ceinos
-

Desde las agencias explican que la guerra en Ucrania y los coletazos de la pandemia provocaron en invierno la cancelación de muchas vacaciones estivales

Las agencias de viajes sufrieron la covid-19, sus efectos y, actualmente, la subida del precio de los combustibles. - Foto: Alicia Vallejo

Todo parece indicar que los palentinos pagarán más por sus vacaciones de verano que en 2021. A las ya conocidas subidas de los carburantes y el aumento de la inflación se suma el crecimiento de la demanda, especialmente a última hora, lo que provoca que los precios sean más elevados.

Según explica la presidenta de la Asociación Palentina de Agencias de Viajes (APAV), Mónica Blanco, los palentinos suelen viajar principalmente en junio, julio y agosto. Las limitaciones provocadas por la pandemia de coronavirus han desaparecido en prácticamente todos los lugares e, incluso, en algún destino no es necesario ya presentar certificados de vacunación. Sin embargo, los planes estivales se adquieren, en la mayoría de los casos, antes de Semana Santa, cuando la situación era diferente a la actual. Los coletazos invernales de la covid-19 y, por si fuera poco, el estallido del conflicto en Ucrania -con todas las consecuencias que ha traído- provocaron la anulación de muchos planes y la cancelación de vacaciones. 

«En febrero empezamos a notar que los clientes querían viajar y empezamos a reservar vacaciones para verano, pero empezó la guerra en Ucrania y se paralizó todo. Paramos cuando teníamos que estar vendiendo para todo el 2022. El turismo es un sector muy susceptible con todo lo que pasa. Se nos unió la covid-19, la erupción de un volcán, la guerra...  Nos afecta todo y cada cliente es susceptible de tener el miedo por cualquier razón», explica la responsable de la entidad, a la que están asociadas un total de trece empresas de Palencia y varias localidades de la provincia.

Con el paso del virus a un segundo plano y la llegada de la primavera, Blanco declara que ha vuelto a aflorar el interés de sus clientes por hacer turismo, aunque reconoce «que había cierto miedo». «Venían a las agencias, consultaban presupuestos, pero muy poco cierres reales», comenta.

A las puertas de la temporada alta, la presidenta de APAV manifiesta que «hay muchas ganas de viajar y de irse de vacaciones», aunque comenta que los precios «están mucho más altos de lo que esperaban los clientes». Matiza que esta situación no es nueva, si bien comenta que las cifras ahora son superiores. «Nos estamos encontrando con tarifas más elevadas en hoteles, vuelos, barcos y los grandes viajes. Hay muchas ganas de moverse, pero se sorprenden del coste. Antes de la pandemia ningún palentino se planteaba irse de vacaciones en agosto y llamaba a su agencia a finales de junio, lo hacían antes. Este año lo han dejado para muy tarde y los precios no son de oferta», asegura.

Además, en este año se da la circunstancia de que los precios del pasado verano fueron más bajos  «porque había ciertas restricciones y menos clientes». «Algunos hacen comparaciones entre 2022 y 2021 y dicen que el año pasado fueron por una cantidad y que ahora la cifra se ha duplicado para lo mismo o similar, pero es así. No tenemos otra opción. Está pasando a nivel mundial», manifiesta Blanco.

Respecto a años anteriores, el sector aún está tratando de volver a la normalidad. En este ejercicio las cifras son mejores que en el anterior y, claro está, que en 2020 «cuando paró al 100%». En cambio, las cifras son «muy bajas» en comparación con la época en la que las palabras confinamiento y coronavirus sonaban muy poco. Por si fuera poco, los precios son más altos, lo que está causando «preocupación» en las agencias. «El cliente se asombra de los precios que ofrecemos y ven que los mismos destinos son más caros que antes. Ahora mismo, disponibilidad, por norma general, encontramos, pero, lógicamente los precios no son los que buscan», subraya.

ADIÓS RUSIA Y UCRANIA. El panorama bélico en Europa oriental no es ajeno a las agencias de viajes. Rusia «era un destino que se vendía bastante» a través de cruceros que hacían escala en San Petersburgo. La guerra y el boicot al país presidido por Vladimir Putin provocaron que las navieras cancelaran rutas en la zona y afianzar sus viajes por el Mediterráneo.  

También tenían una alta demanda los cruceros fluviales rusos. En ambos casos, al tratarse de un destino muy singular y al iniciarse el conflicto cuando aún no se habían iniciado las ventas, APAV no se atreve a decir qué lugares los han sustituido. En Ucrania, lo más habitual eran las escapadas a Kiev, aunque no era de los más solicitados, al contrario que Rusia.

 

Las agencias esperan avanzar «poco a poco» hacia la normalidad

Mónica Blanco explica que el Imserso prevé seguir las fechas vigentes antes de la pandemia y que ya se reanudó el programa Viaja Facyl Club 50

La Asociación Palentina de Agencias de Viajes (APAV) aspira a que el sector camine «poco a poco» hacia la normalidad. Eso sí, al menos este año, los viajes a última hora serán más caros, pero Blanco destaca la seguridad y la profesionalidad de las empresas, que «siempre buscarán la mejor opción para el cliente». «Somos especialistas  para poder revisar si finalmente se han quitado o no los formularios para entrar en un país o si los pasaportes covid de los viajeros son los correctos, porque la gente piensa que tiene la vacunación completa y quizá la tiene caducada para aterrizar en un determinado territorio. Si contratan con nosotros van a estar asegurados y, a mayores, siempre vendemos los viajes con el seguro completo y la cláusula del coronavirus incluida», añade.

Además, APAV explica que el Instituto de Mayores y Servicios Sociales (Imserso) anunció recientemente que, en un principio, va a seguir las normas y las fechas que había antes de la pandemia, por lo que prevé que los turistas reciban las cartas entre finales de agosto y principios de septiembre. «Creen que la compra para el próximo otoño-invierno se podrá hacer en el momento que siempre se hacía, que era entre septiembre y octubre», comenta Blanco antes de explicar que en la pasada campaña «hubo problemas» y que no se vendieron estas vacaciones hasta el mes de diciembre. Se trata de una buena señal, principalmente para los clientes, ya que los meses de otoño todavía es una «época buena». Por otro lado, la responsable también piensa que será bueno para los proveedores, puesto que no tuvieron turistas a través del Inserso en temporada baja.

Por último, subraya que ya se reanudó el programa Viaja Facyl Club 50 y que los palentinos que quieran y puedan viajar con este plan pueden consultar los destinos a través de la página web de APAV, entre otros lugares. «Están a su disposición los viajes como estaban antes del estallido de pandemia. Tenemos planes durante todo el verano y para la campaña de invierno, desde Benidorm hasta un safari con todo organizado, salida desde Palencia y guía, que en estos tiempos que hemos pasado a la gente le gusta ir acompañado», concluye.