scorecardresearch

Viajes en el tiempo

Jesús Hoyos
-

Amante de la historia, le gusta descubrir los secretos culturales de cada pueblo. El docente Pablo Vega comparte con 'DP' sus diez lugares

Viajes en el tiempo

PASIONES. Le encanta dedicar tiempo a la lectura, a la música y al cine. Disfruta mucho de los viajes, no solo para conocer mundo. Una buena ruta por la montaña o un paseo por la playa son dos buenas actividades para desconectar de la vida urbana.

 

TRAYECTORIA. Nació en Palencia y estudió en el colegio filipense Blanca de Castilla. En la etapa universitaria, se trasladó a Navarra para cursar Periodismo. Lleva tres años trabajando como docente en Castilla y León, impartiendo clases de Geografía e Historia en institutos de Guardo, Medina de Rioseco y Miranda de Ebro.

 

1.Teatro Principal.  «Su edificio tiene un encanto especial. Mis primeras visitas se produjeron en la infancia, cuando la representación de alguna pequeña obra o concierto te animaba las horas extraescolares. Desde luego, es una buena manera de introducirse en el mundo de la cultura y también de apreciar la labor de los intérpretes. Además, subirse a las tablas a cantar (con más voluntad que éxito) el himno de Palencia es un recuerdo que no olvidaré».


2.Guardo y Velilla. «Son dos pueblos que siempre guardaré con afecto en mi memoria, ya que estarán asociados al primer destino como docente (una sustitución en el IES Guardo). Los parajes de la Montaña Palentina y las Fuentes Carrionas son dos bellos escenarios para debutar como profesor, además de encontrarse allí con gente realmente hospitalaria. Sus habitantes merecen ver reconocido su esfuerzo y les deseo la mejor de las suertes para el futuro de la comarca».


3.Fuentes de Nava.  «También es uno de nuestros pequeños pueblos, en este caso de Tierra de Campos, a redescubrir. Gracias a mis vínculos familiares, he apreciado las iglesias de San Pedro y de Santa María, además de una Laguna de la Nava (en tiempos conocida por su importancia como el Mar de Campos) que sigue siendo uno de los humedales más destacados de Castilla. Allí se encuentran centenares de especies, aves muy poco comunes que nos recuerdan la relevancia de la fauna y flora en la provincia».

 

4.Canal de Castilla.  «Una conexión entre muchos de nuestros pueblos, además de entre la propia capital y Fuentes de Nava. Cualquier tramo del Canal es disfrutable para hacerse una buena caminata, pero incluso he llegado a recorrerlo en parte con una piragua en pleno verano. El entramado de esclusas, harineras y dársenas tiene un gran valor patrimonial e histórico. La verdad es que es una obra de ingeniería imponente y un legado que nos dejó para la posteridad el espíritu más ilustrado de la política española».

 

5.Brañosera. «Otro pueblo de la Montaña Palentina a reivindicar. El hecho de que forme parte de la historia, al ser la primera localidad que recibió un Fuero o Carta Puebla en el siglo IX, ya hace al municipio un lugar relevante. Además, en mi caso he disfrutado visitando la iglesia de Santa Eulalia, degustando su rica gastronomía, avistando algún que otro oso en la lejanía y deslizándome ladera abajo en pleno invierno».

 

6.Aguilar de Campoo.  «Además de comprar productos de la industria galletera, cada vez que voy aprovecho para visitar el embalse (y darme un chapuzón si el tiempo lo permite), el monasterio de Santa María la Real y la colegiata de San Miguel. Hace tres años pudimos visitar allí mismo la exposición de Las Edades del Hombre, con unas piezas de arte sacro espectaculares».

 

7.Cervera de Pisuerga.  «No me olvido de otra localidad atravesada por el mismo río, el Pisuerga. Tengo muy buen recuerdo de sus verbenas veraniegas, a mediados de agosto, para celebrar las fiestas de la Virgen del Castillo y San Roque, con gran ambiente y un buen rollo por parte de sus habitantes. ¿Quién no ha pasado al menos una noche en el camping? La verdad es que también es recomendable acercarse a ver el famoso Roblón de Estalaya».

 

8.Ampudia.  «De vuelta a Tierra de Campos, la villa de Ampudia siempre me ha llamado mucho la atención. Otra vez, un sitio con mucha Historia (con mayúscula). Tenemos allí una fortaleza medieval que fue testigo de una victoria comunera, llegó a ser propiedad del Duque de Lerma y que incluso fue utilizada como escenario en el rodaje de El Cid. Casi nada. El castillo posee, ahora mismo, una colección imprescindible para cualquier friki de las antigüedades y del patrimonio cultural».

 

9.Cristo del Otero.  «Cerca de casa tenemos la insigne figura del Cristo del Otero. Es inevitable impresionarse, incluso sobrecogerse, por esta obra monumental. Esa mezcla de lo tradicional y de lo moderno, aunando lo mejor de cada estilo, es lo que le permite seguir teniendo vigencia. Además, desde el mirador tenemos una vista excepcional de la capital y a todos los palentinos nos produce un agradable recuerdo la fiesta del pan y quesillo».

 

10.Plaza de San Pablo y área de Santa Marina.   «Por último, siempre he asociado alguno de mis mejores recuerdos infantiles a la plaza de San Pablo y al área de Santa Marina. Por proximidad al colegio y a nuestras casas, muchos amigos y compañeros hemos aprovechado este barrio como punto de encuentro, donde siempre hay un espíritu lúdico y agradable para sentirse muy bien tratado. Ojalá sea así por mucho tiempo».