scorecardresearch

Premio al amor por la naturaleza

Agencias
-

Cristian Alarcón se alza con el Alfaguara de Novela 2022 por 'El tercer paraíso', un «ensayo botánico» en el que llama a preservar el planeta

El escritor chileno trabaja como periodista en Latinoamérica. - Foto: ALEJANDRA LÁPEZ

Una «hermosa novela, con una estructura dual y un gran vigor narrativo». Así consideró ayer el jurado del Premio Alfaguara de Novela 2022 a la obra ganadora, El tercer paraíso, en la que el escritor chileno Cristian Alarcón mezcla el amor por la naturaleza con la historia y el relato familiar. Ambientada en diversos parajes de Chile y Argentina, el protagonista del relato «reconstruye la historia de sus antepasados, al tiempo que ahonda en su pasión por el cultivo de un jardín, en busca de un paraíso personal», indicó el comité, presidido por Fernando Aramburu, que designó al vencedor de un galardón que cumple 25 años y está dotado con 175.000 dólares -unos 154.000 euros-

La obra, que fue presentada con el mismo título y bajo el seudónimo de Daniel Vitulich, es una novela de Cristian Alarcón, periodista y escritor que lidera un proceso de mutación permanente de la crónica latinoamericana.

El vencedor explicó que se trata de una obra familiar en la que honra a sus maestros y en la que habla sobre la profunda relación que el ser humano necesita con la naturaleza, lo que supone «una aventura de aprendizaje» y un ejercicio de prospección interna. Escrita durante la pandemia, se trata de la primera obra de ficción del autor, que asegura que su libro surgió de la soledad y de la necesidad de mirar «adentro en vez de afuera» por el confinamiento.

Alarcón aseguró que esta obra, que son «en realidad dos novelas y un ensayo botánico», «honra a la naturaleza». «Deberíamos ser mucho más guardianes y celosos del planeta que habitamos», sostuvo.

«Estamos inmersos en una especie de sensación distópica pero consumimos y permitimos que los Gobiernos tomen las peores decisiones sin pagar las consecuencias, cuando podríamos ser mucho más guardianes y celosos del planeta que habitamos», indicó.

Aramburu, por su lado, destacó que la novela «abre una puerta a la esperanza de hallar en lo pequeño un refugio frente a las tragedias colectivas», destacando la «enorme calidad de la prosa, concisa, exacta y depurada, que se adecua muy bien» a los temas que trata.

ARCHIVADO EN: Novela, Naturaleza, Chile