scorecardresearch
José María Ruiz Ortega

Estampas rurales

José María Ruiz Ortega


Verano astronómico

25/06/2022

Con la llegada del verano se han normalizado las temperaturas abrasivas que hemos sufrido en la despedida de la primavera; no es normal esta ola de calor tan temprana acompañada de esa calima africana, en los días más largos del año cercanos al solsticio estival. Ya en el mes de mayo hubo una oleada de calor y la temperatura máxima del mes fue de 32º C. Según Mariano Bustillo, considera que el mes de mayo ha sido de los más seco registrado en el observatorio de Carralobo en Astudillo. De modo que cuando el pasado 21 de junio la Tierra pasó, en la inclinación de su órbita, por el punto de su máxima declinación norte respecto al Sol saludamos al solsticio de verano que marca la nueva estación. 
La festividad de San Juan Bautista, donde la tradición ofrece un ambiente lúdico marcado por el solsticio de verano, la celebración es una costumbre heredada desde tiempos ancestrales: el hombre, la naturaleza y las estrellas se disponen a celebrar una fiesta. Es una noche rodeada de magia, ritos y leyendas que la hacen especial y dan la entrada al verano. 
Según las creencias procedentes del paganismo de tiempos inmemoriales, hadas y deidades de la naturaleza andan sueltos por los campos. Tradicionalmente, los agricultores esperan el verano para recoger sus cosechas y disponer de más horas para cumplir con sus tareas. También el estío es sinónimo de vacaciones y, el que puede, plantea unos días de ocio o pequeño cambio de lo cotidiano, aunque sea por unos pocos días.
Este verano de 2022 se presenta distinto, porque todos quieren volver a los veranos anteriores a la pandemia y, aunque mucho más controlada, ahí está aún presente. No podemos olvidar a los que lo padecieron, a los familiares desaparecidos que no pudieron despedirse de sus seres queridos y ese grupo de personas que sufren las consecuencias con diversos trastornos y perturbaciones de salud. Así todo, la gente quiere moverse de vacaciones, después de dos años trágicos para el ocio, los viajes y las relaciones sociales. Todos queremos retornar a otros veranos alegres, aunque en el fondo nada es igual y es difícil recuperar ocios atrasados o diversiones perdidas.