Propuestas antagónicas en el convenio de Renault

J. Benito Iglesias
-

UGT, CCOO, CGT, TU y SCP presentan una plataforma unitaria con 190 puntos que "dignifique" el trabajo y la compañía apela ala competitividad de las factorías y dice que lo solicitado está "alejado de un posible acuerdo"

Propuestas antagónicas en el convenio de Renault - Foto: EVA GARRIDO

Las cinco organizaciones sindicales que componen la comisión negociadora del convenio de Renault (CCCO, CGT, CGT, TU y SCP) han unificado una plataforma de negociación del convenio colectivo para cuatro años de vigencia, con 190 puntos divididos en diez bloques para garantizar una convenio digno.  Además, de forma previa a cualquier acuerdo, solicitaron la adjudicación efectiva de nuevos modelos que hagan viable la actividad de las factorías de Villamuriel, Valladolid y Sevilla, así como las Ingenierías y la sede de Madrid. La próxima reunión para negociar será el 2 de diciembre.
En una primera valoración, desde Renault se apuntó ayer que se recoge la propuesta «con preocupación pues las medidas presentadas por los sindicatos están demasiado alejadas de los planteamientos necesarios para poder alcanzar un acuerdo, máxime en el contexto económico actual». Asimismo, precisó que van en sentido opuesto a las propuestas de la compañía, con las que, según explicó, «se persigue mejorar la competitividad, acompañando la estrategia internacional para devolver a la empresa a una situación de rentabilidad en los próximos años».
La petición sindical se basa en un convenio de 2021 a 2024 y una subida del IPC más el 2% cada anualidad, cláusula de revisión sobre el IPC al alza, subir todos los pluses un 20% (turnicidad, nocturnidad, turno fijo de noche, plus festivo y aprovechamiento de instalaciones) e incrementar de las dos medias pagas extra en un 10%.  Además, se pide una reducción de una jornada de trabajo por año de vigencia de convenio consolidable, pasando de 216 días en 2021 a los 213  días en 2024.
Igualmente, se solicita regular los plazos extraordinarios de la bolsa de horas, limitando a dos las veces que puede utilizarse al año y siempre por causas debidamente acreditadas. En materia de empleo se solicita que el 100% de los contratos, a fecha de la firma, sean indefinidos y que exista un contrato relevo para todos los trabajadores que cumplan los requisitos legales y no incluir ETTS para realizar trabajos propios de Renault.


Opiniones sindicales.  Desde la sección sindical de CCOO, se dijo que el primer paso que debía haber dado la dirección  «es poner encima de la mesa un proyecto industrial y un plan de empleo para tener viabilidad futura y no la escenografía amenazadora del nuevo responsable de la firma gala, Luca de Meo». Así, añadió que el directivo «solo ha venido a tirar la piedra y esconder la mano con el único objetivo de amedrentar de cara a estas negociaciones, algo que no ha logrado».
Desde Trabajadores Unidos (TU), se valoró el esfuerzo sindical «para lograr una plataforma única, por las distintas posturas ideológicas», pero al final se logró plasmar «lo que reivindica el conjunto de los trabajadores». También expuso la necesidad de «luchar por recuperar derechos perdidos, mantener los pocos que quedan y conquistar otros para las nuevas generaciones», al tiempo que criticó que la historia de Renault España «está supeditada siempre en todas las negociaciones de convenio bajo la política del chantaje, sembrando miedo para esclavizarnos aún más con medidas indignantes».
Desde UGT se indicó que las propuestas sindicales «no suponen ningún coste económico y mejorarían sustancialmente la vida de los trabajadores». Respecto a las declaraciones de los últimos días del máximo responsable del Grupo Renault, Luca de Meo, en su visita a España, la sección sindical consideró  que no supondrán «ni un condicionante ni una medida de presión a la hora de afrontar las negociaciones del próximo convenio colectivo».
Desde la Confederación General del Trabajo (CGT) se definieron las palabras del consejero delegado del grupo Renault «como una provocación y un intento de meter presión» en la mesa de negociación.  Asimismo, se calificó de «poco elegante» el hecho de no reunirse con los representantes de los trabajadores para trasladar su mensaje en persona», y se valoró positivamente el consenso alcanzado con el resto de  sindicatos «en una propuesta que recoge el sentir de la plantilla».