scorecardresearch

3.174 euros menos en los hogares palentinos por la inflación

J. Benito Iglesias
-

La renta anual se reduce por la subida del IPC hasta situarse en marzo en un 10,1%, que es el registro más alto de las últimas cuatro décadas en la provincia

3.174 euros menos en los hogares palentinos por la inflación - Foto: Sara Muniosguren

Las economías domésticas andan de capa caída y los hogares palentinos no son una excepción. La inflación se ha disparado en el último año en la provincia hasta situarse con el último dato  de marzo en un 10,1%, lo que supone casi nueve puntos más que en el mismo mes de 2021. Este porcentaje es tres décimas más alto que la media nacional (9,8%) y nueve décimas por debajo de la cifra de Castilla y León (11%). El agujero en el bolsillo de los palentinos, basado en las últimas estadísticas experimentales disponibles del INE, es evidente y a día de hoy el quebranto económico que ha causado la escalada de precios en los bolsillos de los palentinos es enorme.

Así, antes de la pandemia, en 2019, la renta neta media anual por hogar en Palencia capital se situaba en los 31.430 euros A día de hoy, aplicando la inflación del 10,1% del pasado mes -que ya deja patentes las derivaciones de la crisis sanitaria y también del conflicto bélico en Ucrania tras la invasión rusa- en las carteras de los consumidores palentinos se dispondría de 3.174 euros menos que un año antes para gastar en las necesidades del día a día, a causa de la inflación más alta registrada desde el año1985, con una media de 264,5 euros mensuales menos disponibles para el consumo.

Sin que sirva de consuelo, Palencia fue la provincia que menos  incremento de la inflación tuvo en el último año junto a Salamanca, con el aludido 10,1%. Por encima de la media autonómica del 11% en la variación interanual se situó León, que marcó un registro de un 12,5% más, seguida de Ávila, con el 12%. Por debajo, figuraron Zamora y Segovia, con  el10,9%, seguidas del 10,7% de Valladolid y el 10,6% de Burgos y Soria.

Por ámbitos de consumo y donde más duele a los bolsillos del ciudadano de a pie la escalada constante de los precios en el acumulado de doce meses, según refleja el Instituto Nacional de Estadística (INE), figura el coste de la electricidad, el gas y otros combustibles, que se incrementó un 80% en el último año en la provincia. 

Ahondando en las repercusiones de la inflación el campo energético, lo que más ha subido de precio fue la electricidad con una media de un 107,8%; los combustibles líquidos (83%); otros aceites de uso en la automoción (46,1%); el gasóleo (45,6%) y la gasolina (33,6%). Además, se prevé que mientras dure la guerra en Ucrania el coste de calentar los hogares o llenar los depósitos prosiga al alza como ocurre desde que se iniciara el año.

Salvo los paquetes turísticos, los precios en el resto de bienes y servicios claves para afrontar el día a día del ciudadano subieron como nunca se vio en las últimas décadas. Con la tendencia inflacionista, el coste del uso de los vehículos particulares se disparó un 25,4% en la provincia, junto a los servicios de alojamiento, un 17,7%; o los servicios financieros, un 10,6%.

En los productos básicos a día de hoy los palentinos deben pagar un 6,9%% más por los alimentos en los lineales de los supermercados y el comercio de proximidad que en marzo de 2021. En el consumo diario están más caros los huevos y la leche (un 11%) y también la carne de ovino y el pescado fresco y congelado, con repuntes del 10,1% en ambos casos.

Un estudio de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) puso de manifiesto que el 84% de los productos básicos de la cesta de la compra que controla con carácter periódico han subido su precio. Entre los que han experimentado un mayor alza figuran los aceites de oliva y de girasol, que acumulan un 53% y un 49% de incremento y la margarina lo hizo un 41,5%. Situados entre el 30% y el 40% de subida se encuentran las pastas, plátanos de Canarias y el salmón, alimentos que explican loa tendencia alcista por la imposibilidad de realizar exportaciones a Ucrania o por el incremento de los combustibles en el transporte, según la organización de consumo.

OCU solamente constató en su informe un descenso de precios en la carne de cerdo (-9,4%), las cebollas (-8,5%) y en un grupo importante de productos relacionados con la higiene y la droguería. 

El poder adquisitivo también sufre en otros gastos que son habituales, caso de la subida de  un 6,1% en los utensilios del hogar; un 7,4% en muebles; un 8% en los efectos personales o un 4,8% en las tareas de conservación y reparación que se realizan en las viviendas. Todo ello, relacionado con la fuerte subida de la materias primas en distintos ámbitos. 

La inquietud de la provincia y en el resto de España es patente por el temor a que la escalada de precios no se frene, con un escenario internacional económico poco favorable. Al respecto, la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas) concretó hace unos días se ha tocado techo y que los precios descenderán a partir de abril, si bien continuarán en niveles muy elevados a lo largo de todo el año, algo que los analistas económicos no preveían antes del inicio de la guerra en Ucrania. Por lo tanto, habrá que confiar en que el conflicto no se prolongue en el tiempo.

«Las economías pequeñas hacen un gran sacrificio»

El presidente de la Unión de Consumidores (UCE) de Palencia, Alberto Arzúa, señaló que el alza constante de los precios recuerda a la crisis energética de los años 70, donde se disparó el coste del petróleo, la electricidad y otros productos.

«Entonces y ahora a las economías pequeñas, con gente que vive de una pensión o con nóminas muy bajas, les supone un esfuerzo y un sacrificio enorme llegar a fin de mes», dijo. A su juicio, se puede hablar de «pobreza energética» al tener que limitar al máximo su gasto «y en ocasiones no poder encender la calefacción y utilizando braseros u otro tipo de combustibles».

Además, reflejó que muchas personas prescinden de lo que no es básico. «Se usa el transporte público por el alto coste de utilizar el vehículo propio y  se adquieren alimentos menos coste, que pueden contribuir a una dieta menos variada y la obesidad infantil», concluyó.

«El empleo y el consumo bajan con la inflación»

César de los Bueis. secretario Unión Cívica Provincial de Consumidores y Usuarios de Palencia (UNAE), habló de «una tormenta perfecta», dado que  la inflación «siempre lleva aparejada una caída del empleo y, por lo tanto, desciende el consumo en los hogares».

A la escalada de precios sumó otros inconvenientes para el ciudadano de a pie. «Han bajado los tramos del IRPF y se pagarán más impuestos», expuso, y criticó que la bonificación de los 20 céntimos de euros en los combustibles «se repercuta en las gasolineras, algunas de autónomos pequeños que se las ven y se las desean para salir adelante, cuando la reducción del precio del litro debía ser vía baja de impuestos directos».

«Si la gente ve que su dinero vale menos reduce gastos. Es preciso una política fiscal con una menor carga impositiva en todos los sectores», dijo.