scorecardresearch

Archivan la causa sobre el caso de las niñas de Aguilar

Alberto Abascal
-

La jueza rechaza las diligencias y testificales solicitadas por la representación de las familias al entender que "no van a aportar datos significativos y relevantes" a la investigación

Archivan la causa sobre el caso de las niñas de Aguilar

El Juzgado número 2 de Cervera de Pisuerga ha acordado archivar las actuaciones iniciadas en mayo de 2021 para averiguar lo que ocurrió con las dos niñas de Aguilar de Campoo que llevan desaparecidas desde 1992, al no constar "autor conocido en la perpetración de los hechos". La jueza, que ordenó la reapertura de las investigaciones sobre la desaparición de Virginia Guerrero y Manuela Torres, de 14 y 13 años, ha acordado el sobreseimiento provisional de las actuaciones "no constando autor conocido en la perpetración de los hechos objeto de denuncia" y ha decidido decretar el archivo de las actuaciones, según el auto judicial facilitado por el TSJCyL, que puede ser recurrido. La mgistrada solicitó a la Guardia Civil de Palencia que investigara una nueva línea abierta a raíz del testimonio de una mujer que cuando era niña vivió un caso similar al de Virginia Guerrero y Manuela Torres, que llevan desaparecidas desde el 14 de abril de 1992, cuando fueron a pasar la tarde a Reinosa (Cantabria) y nunca regresaron a su casa. Lo último que se sabe de las niñas es que pasaron la tarde en Reinosa, estuvieron en una discoteca y en un parque y se las vio haciendo autostop y subiéndose a un Seat 127 color blanco o crema. Ahora, se ha vuelto a acordar el sobreseimiento provisional del procedimiento, como ya se hizo en 1992, ya que "no se ha podido justificar la perpetración del delito ni existen indicios de criminalidad contra una persona determinada". Como consta en el auto, desde la reapertura del procedimiento se han desarrollado tres líneas de investigación y se ha investigado a tres hombres que han sido descartados como sospechosos después de desplegar un dispositivos de seguimiento sobre sus vehículos, realizar escuchas autorizadas a sus números de teléfono y tomar declaración a los sospechosos y a su entorno. De esta forma se ha vuelto a descartar al que fue el principal sospechoso durante las investigaciones realizadas en 1992 y al hombre objeto de investigación a raíz de la nueva línea abierta recientemente por el testimonio de la mujer que relató en televisión como años antes de la desaparición de las niñas, cuando ella tenía 13 años, se subió al Seat 127 de un vecino de Aguilar de Campoo que se abalanzó sobre ella y la intentó agredir sexualmente, aunque entonces, por miedo, no lo denunció. La Guardia Civil concluye que no hay indicios de que esta persona pueda tener relación con la desaparición de Virginia y Manuela en 1992. Además, la jueza rechaza las diligencias y testificales solicitadas por la representación de las familias al entender que "no van a aportar datos significativos y relevantes" a la investigación. La jueza considera que "no tiene ningún sentido" volver a repetir una investigación que "colma las exigencias razonables de la instrucción judicial" y sobresee provisionalmente las actuaciones procediendo al archivo del procedimiento