scorecardresearch

Los Reyes del Balón a cuatro patas

Laura Burón / Becerril
-

Los integrantes de las peñas participaron en la I Edición del Torneo de Burro-Polo

Algunos de los jinetes no consiguieron dominar a su pollino y acabaron por los suelos. - Foto: sara muniosguren

Gran expectación suscitó ayer en la localidad de Becerril de Campos el partido de burro-polo  organizado con motivo de las fiestas patronales en honor a San Isidro, ya que a última hora de la tarde decenas de personas se dieron cita en una de las era ubicadas en las afueras del pueblo para asistir a la primera edición de este peculiar campeonato.

Las reglas del juego son bastantes sencillas. Dos equipos formados por cuatro jinetes pelearon en un campo delimitado con cintas y fardos de paja por hacerse con el control de la pelota y conseguir marcar un gol. Y para ello sólo disponían de una escoba y su habilidad para dominar al burro. Sólo hay una regla, no se puede causar ningún tipo de daño al animal.

Así, tras conocer las reglas y soportar alguna que otra broma, integrantes de las peñas La Lujuria, Catástrofe, Los Jetas y Los Impresentables se dividieron en equipos amarillo y naranja.

«Es la primera vez que jugamos a burro-polo y no sabemos muy bien cómo funciona esto, pero queremos pasárnoslo bien y sobre todo esperamos no hacernos daño», aseguró Iván, de la Peña La Lujuria.

Una vez asignado a cada jinete su burro, comenzó el juego. Los participantes demostraron gran agilidad para subirse a lomos del pollino, aunque luego dirigir al animal para buscar la pelota fue algo más complicado. Incluso hubo algún burro rebelde difícil de dominar y que consiguió tirar a su jinete sin que hubiera mayores consecuencias, despertando las carcajadas del público asistente. La  picaresca tampoco faltó entre algunos de los participantes para conseguir adelantarse en el marcador.

«Se trata de que todo el pueblo se divierta y pase un rato entretenido. Además, los ganadores tendrán el orgullo de ser los vencedores del primer torneo de burro-polo de Becerril», aseguró Paco Pepe Campa, de la empresa organizadora del partido.

Una vez finalizado el encuentro, los más pequeños de la localidad también pudieron sentirse como jinetes, ya que pudieron dar un paseo a lomos de los pollinos.