scorecardresearch

Husillos: El respeto al entorno tiene premio

César Ceinos
-

La localidad gana el concurso de 'Diario Palentino' con una fotografía con trasfondo medioambiental. La localidad aboga por cuidar el Carrión, el río que vertebra la parte occidental de la provincia

Los participantes de Husillos dudaron sin mandar la imagen en color o en blanco y negro. Se decantaron por la segunda. - Foto: Javier Martín

Husillos cambió la cultura clásica por el medio ambiente y volvió a dar con la tecla correcta. La localidad ganó, por segundo año consecutivo, el concurso Mi pueblo es el mejor que organiza esta casa en colaboración con La 8 Palencia y el patrocinio de Supermercados Gadis y la Diputación provincial.

La imagen vencedora, como es habitual en las dieciséis ediciones del popular certamen veraniego, esconde una gran imaginación, un esmerado trabajo y mucha dedicación. En este caso, además, se suma un trasfondo medioambiental. A través de la contraportada del 5 de octubre, los vecinos de este municipio del alfoz quisieron aportar su granito de arena a la labor de concienciación del cuidado del Carrión, el cauce que atraviesa su territorio y vertebra la zona occidental de la provincia. «Desde hace siete años, en el pueblo tenemos un proyecto en el que el río es el protagonista.Tenerlo limpio es fundamental», asegura el alcalde husillense, Juan Jesús Nevares, antes de subrayar que todas las aguas que vuelven al curso fluvial «no están depuradas». «Aquí teníamos la azucarera de Monzón, que daba mucho trabajo en la zona, pero también contaminaba mucho.Ahora no está y se sigue contaminando aguas arriba. Nosotros depuramos el agua y vamos a mejorar su depuración, pero otros pueblos no», añade el regidor. 

De hecho, los 3.000 euros del primer premio contribuirán, en su medida, a que esta intervención sea una realidad, que se completará con una senda en la orilla. La inversión será más alta.

YANOMAMI. Esta reclamación ecológica se hizo realidad trayendo hasta tierras palentinas a los yanomami, una conocida tribu indígena amazónica, especialmente en los años 80 del pasado siglo, a la que, indirectamente, rindieron un pequeño homenaje con la fotografía. Para llegar hasta esta decisión pasaron muchos días e, incluso, varias ideas, como reconoce Luis Frechilla, uno de los treinta colaboradores de todas las edades que se sumaron a esta iniciativa. Únicamente quedaron inmortalizadas 18 personas, pero detrás de la cámara había más gente. Entre ellos, el fotógrafo Javier Martín. Inicialmente no iba a encargarse él de esta labor, si bien, la baja de última hora del titular provocó el cambio.

La participación de Husillos en Mi pueblo es el mejor arrancó en un grupo de What's App.  En este canal se publicó una convocatoria para que todos aquellos vecinos que lo deseasen pudieran sumarse a esta actividad y, lo más importante, propusieran ideas. «Nos juntamos unas doce personas en la primera reunión y empezamos a debatir las propuestas y si estas eran factibles», comenta Frechilla.Solo habían impuesto dos grandes requisitos a cumplir: que estuviera relacionada con el municipio de 358 habitantes (según los datos del Instituto Nacional de Estadística) y que tuviera un lado reivindicativo. Ambos se cumplieron, como los lectores del decano de la prensa palentina pudieron comprobar. A la foto, sacada junto a un viejo molino y un azud, le acompañó la leyenda: «Los aborígenes del Carrión vuelven a los orígenes, al agua, para reivindicar el amor, el respeto y el cuidado de la naturaleza y de nuestros ríos, fuente de vida». Además, el propio regidor, cuando recogió el primer premio en la gala que se celebró el pasado lunes en el centro cultural provincial de Palencia, se encargó de recordarlo. «Queremos un río depurado y en eso trabajaremos», aseguró a principios de semana.

Con la idea fraguada gracias a la inestimable aportación de Ana Ayuso -«creo que fue la que dio con los indígenas», subraya el primer edil- fue el turno del vestuario y del atrezzo. Para recrear a los yanomami fue necesaria una labor de documentación. 

Luego se pusieron manos a la obra. Frechilla explica que hicieron los guayucos (taparrabos) y los cruzados en el pecho para las mujeres con trapillo. Muchos de los objetos también se construyeron para la ocasión, pero además se utilizaron algunos souvenires que Nevares se trajo a España de sus andanzas por tierras venezolanas. La cerbatana, los palos de lluvia y la panera, entre otros recuerdos procedentes de América del Sur dieron, sin duda, más color a una escena en la que hubo bebés de meses, niños de pocos años y personas de avanzada edad. «Los que han colaborado tenían de cero a 70 años», añade el alcalde.

TODOS AL RÍO. El día D a la hora H se desplazaron hasta el paraje escogido. Con todos los protagonistas disfrazados y maquillados adecuadamente llegó el momento de decir «patata», aunque también hubo tiempo para reír y disfrutar de un buen chapuzón en el río. Los vecinos de Husillos se pensaron dos veces si enviar el archivo a DP en color o en blanco y negro. Quizá tenían en mente su imagen de 2021, la de la recreación de la escena de la Orestíada esculpida en el sarcófago romano que apareció en la localidad y con la que ganó el pasado certamen.

La fotografía de Inma San José solo tenía dos tonos. Pese a los buenos recuerdos del blanco y negro del verano anterior, decidieron cambiar de tercio y participar en el certamen fotográfico con una obra a color. El resultado fue el mismo: Husillos se proclamó campeón. Además de los 3.000 euros proporcionados por la administración provincial, se hicieron merecedores de un cheque de 1.500 euros para consumir en Supermercados Gadis. Parte de los productos que adquirirán se destinarán al Banco de Alimentos y a varias organizaciones no gubernamentales, entre ellas, algunas asociaciones defensoras del pueblo saharaui.

La fiesta del primer premio tendrá que esperar por culpa de la pandemia de coronavirus. La irrupción de la variante ómicron en el pasado mes de diciembre, que trajo un elevadísimo número de contagios, provocó que la celebración del año anterior pasase finalmente a organizarse... el próximo sábado 3 de diciembre, prácticamente doce meses después del gran anuncio. «Tendremos que hacer esta y luego otra más», comenta Nevares.

UN RETO. Este reconocimiento dejó, por segunda vez, muy contentos a los husillenses. «Que nos den un premio por una labor en la que la gente ha colaborado desinteresadamente sirve para reconocer nuestro esfuerzo. Lo mejor era que íbamos a pasarlo bien y la reivindicación medioambiental», manifiesta el primer edil, quien, de cara al año que viene, ya asume que será «un reto» superar lo que se ha hecho en los veranos anteriores. Eso sí, se gane o se pierda, destaca que  sirve para poner una idea en común, para movilizar a una parte del pueblo y, en su caso concreto, para difundir un tema local.

De hecho, pese a este triunfo con el medio ambiente y los yanomamis del Carrión, el primer edil hizo un hueco para recordar el sarcófago que sirvió de hilo conductor para el triunfo de 2021. Esta pieza, muy deseada en la localidad, se encuentra en el Museo Arqueológico Nacional (MAN) desde 1870 y, ante esta situación, el Ayuntamiento decidió encargar una copia para que los vecinos no tengan que ir a Madrid a ver como era. Según explicó Nevares el año pasado a este periódico, los 3.000 euros en metálico contribuyeron a cubrir los 60.000 euros de la reproducción en piedra. Actualmente, la empresa que ganó el concurso cuenta con todos los permisos necesarios del Ministerio de Cultura para llevar a cabo la réplica y ya ha procedido al escaneado. El deseo del regidor es que la anhelada copia esté en la localidad  antes de que concluya este mandato.