scorecardresearch

Fin a la congelación fiscal con una subida del 4%

Carlos H. Sanz
-

El equipo de Gobierno traslada toda la subida del IPC a los impuestos, tasas y precios públicos

Fin a la congelación fiscal con una subida del 4% - Foto: Juan Mellado

El borrador de las ordenanzas fiscales para el próximo año presentado ayer por el equipo de Gobierno de PP y Ciudadanos pone fin a una década de congelación de los impuestos en la capital. El punto final al mantra de que «el dinero está mejor en el bolsillo de los ciudadanos», del compromiso de no encarecer la contribución o el rodaje a los palentinos, llegará -si es que el pleno lo aprueba- con una subida del 4% para los principales impuestos, tasas y precios públicos.

La subida de la presión fiscal corresponde a lo que se han encarecido los precios entre septiembre del año pasado y de este. Es, además, el mayor incremento que ha aplicado el Ayuntamiento a sus ciudadanos en lo que va de siglo.

El alcalde, Mario Simón, y el edil de Hacienda, Luis Miguel Cárcel, argumentaron esta propuesta por «la subida generalizada de los contratos del Ayuntamiento a causa de la inflación, la subida de la luz, del incremento del precio de los materiales y combustibles, el salario mínimo, la subida del sueldo de los funcionarios prevista por el Gobierno de España...», aseveró el segundo. 

«Subidas que, obviamente, afectan a los contratos que tiene el Ayuntamiento para la prestación de servicios y a los gastos corrientes, y, por lo tanto, tenemos que repercutirla tanto en las ordenanzas como en los presupuestos», continuó Luis Miguel Cárcel.

«Aunque el equipo de Gobierno de coalición no es partidario de realizar incrementos en los impuestos, vamos a realizar es esa actualización conforme al IPC. Es preocupante la subida de los costes de producción y de personal y todavía padecemos las consecuencias de la reducción de ingresos producida por la pandemia. Hay que garantizar la prestación de los servicios públicos y la actualización de sus costes, por eso, actuando con rigor y responsabilidad, se tiene que actualizar conforme al IPC o inferior», añadió el primer edil, Mario Simón. 

A pesar de que el equipo de Gobierno de PP y Cs  no ha querido «sobrecargar impositivamente a los ciudadanos», la subida es masiva porque prácticamente afecta a todos los impuestos, tasas, precios públicos y prestaciones patrimoniales; e indiscriminada, porque la sufrirán tanto ciudadanos de a pie como empresas.

En algunos casos se redondea a la baja el incremento y en otros al alza. También hay algunos epígrafes que se mantienen congelados pero en líneas generales, y en lo que al bolsillo de ciudadanos afecta más directamente, la subida es del 4%.

Así, el gravamen aplicable al Impuesto de Bienes Inmuebles, el IBI o contribución, pasa de 0,5847 al 0,6081%; tenga el coche que tenga pagará un 4% más por el rodaje, ya que el Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica pasa a costar de 50,53 a 52,55 euros para los de 8 hasta 11,99 CV fiscales; y de 117,37 a 122,06 euros para los de 12 hasta 15,99, por ejemplo.

El agua también será más cara, ya que se encarece tanto la cuota de abonado, que pasa de 4,69 a 4,88 euros cada trimestre, como el precio del metro cúbico consumido y la cuota del alquiler del contador. A esto hay que añadir el correspondiente encarecimiento por el alcantarillado y la depuración.

Y lo mismo ocurre con la recogida de basura: el pago por cada vivienda pasa de 31,59 a 32,85 euros al año, y el tratamiento de residuos, de 18,74 a 19,49 euros. Ese 4% se aplica también a todos los negocios y empresas de la ciudad.

De hecho, las empresas tampoco se librarán de la subida fiscal. El Impuesto sobre Actividades Económicas sube ese 4 por ciento en lo que se refiere al coeficiente de situación; y el tipo de gravamen del de Construcciones, Instalaciones y Obras pasará del 2,10 al 2,18 por ciento.

De hecho, las empresas tampoco se librarán de la subida fiscal. El Impuesto sobre Actividades Económicas sube ese 4 por ciento en lo que se refiere al coeficiente de situación; y el tipo de gravamen del de Construcciones, Instalaciones y Obras pasará del 2,10 al 2,18 por ciento.

En cuanto a lo que sí se mantiene congelado, cabe destacar que el billete del autobús urbano seguirá costando lo mismo que este año, y también las matrículas de las escuelas infantiles de Cres Sanz y Casilda Ordóñez y la Ayuda a Domicilio. La ORA o zona azul tampoco se encarecerá en 2022, ya que experimentaron una subida el 1 de enero y, además, los servicios técnicos del Ayuntamiento avisaron al equipo de Gobierno de que estaba recaudando por encima del coste del servicio.

Finales de octubre. Todas estas subidas dependen de que el equipo de Gobierno recabe los apoyos suficientes para llevarlas a cabo. La intención del Partido Popular y Ciudadanos es tener aprobadas las ordenanzas antes de fin de año para que entren en vigor el 1 de enero. Para ello, durante la próxima semana tendrán lugar diversas comisiones de debate, de cara a realizar el dictamen y su posterior debate y aprobación por el pleno, si procede, antes de que termine el mes, sobre el día 27.

De esta forma, se publicarán para su exposición pública durante 30 días, de forma que estén aprobadas de forma definitiva el 29 de diciembre. Todo dependerá de la capacidad del equipo de Gobierno de convencer al resto de grupos políticos del Ayuntamiento.