scorecardresearch

Las broncas de Gallardo con Fernández e Igea tensan las Cortes

David Alonso
-

Mañueco apela a la «desescalada verbal» tras dos broncas sesiones, con un vicepresidente que llamó «imbécil» a Igea desde la bancada del Gobierno y el rifirrafe con Podemos que suspendió el Pleno

Instante en el que el vicepresidente de las Cortes, Francisco Vázquez (d), suspende la sesión durante 15 minutos tras el cruce de acusaciones. - Foto: Ical

«Se suspende la sesión por 15 minutos». Con estas palabras, y un «a tomar por culo» fuera de micro, ponía fin el vicepresidente de las Cortes, el popular Francisco Vázquez, a veinticuatro horas de máxima tensión en el hemiciclo regional. Crispación que arrancó este martes cuando el vicepresidente de la Junta, Juan García-Gallardo, llamó «imbécil» y «presunto delincuente» a su antecesor en el cargo, Francisco Igea (Cs). Hecho que llevó al propio presidente autonómico, Alfonso Fernández Mañueco, a pedir a los miembros de la Cámara una «desescalada verbal» para centrarse en los problemas de la gente.

Sin embargo, apenas cuatro horas después de este mensaje, los enfrentamientos regresaron al Pleno y obligaron al número dos del Parlamento a mandar a los procuradores 'al rincón de pensar' tras otro choque de alta tensión entre el responsable de Podemos, Pablo Fernández, con el número dos de la Junta, a la que más tarde se sumó el portavoz Popular, Raúl de la Hoz.

Una, por el momento, última bronca que llegó después de que el morado cuestionase que el nuevo modelo de elección de senadores pudiera derivar en casos como el del vicepresidente, al cobrar «sin hacer nada», que va a las Cortes a hablar «cuando le quitan el bozal» y se dedica a «insultar a la gente». Ante estas palabras, García-Gallardo le increpó desde su escaño, y Fernández le retó a que dejase de hablar «por lo bajini» y pidiera la palabra para intervenir. «Tenga valentía y coraje», le espetó.

Mientras, desde su escaño, el portavoz del PP le dijo al portavoz de Podemos que dejara ya la tribuna de oradores porque ya tenía los «vídeos» para usarlos en las redes sociales, ante lo que el representante de Unidas Podemos replicó que él no necesita vídeos: «Tú no eres nadie para mandar», dijo. «Deja de hacer el gilipollas», se escuchó desde algún escaño del hemiciclo, lo que elevó la tensión y desembocó en suspensión de la sesión.

Decisión que en muy raras ocasiones se ha visto en las Cortes de Castilla y León, y que se produjo después de que este martes, en la primera de las dos sesiones, el vicepresidente de la Junta, mientras intervenía el procurador de Ciudadanos, Francisco Igea, le llamase «imbécil» y «presunto delincuente», después de que éste preguntara con ironía «¿cuánto nos cuesta la entrada en un programa del vicepresidente para que nos diga que no le gusta el puré».

Llamadas a la calma

El primero en salir al paso tras lo ocurrido este martes fue el presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, quien, antes de acceder a la sesión plenaria de ayer, pidió una «desescalada verbal» y preocuparse de los problemas de los ciudadanos. «Las Cortes tienen que ser un lugar de debate e intercambio de propuestas», apunto para después aseverar que «la política es una forma de tender puentes, de preocuparnos de los problemas reales de la gente». Por último, aseguró que tratará el incidente entre su vicepresidente e Igea en «una conversación privada» con el número dos de la Junta.

Ya en el Pleno, y una vez reanudado tras la suspensión, García-Gallardo solicitó la palabra desde su escaño por «alusiones personales» para reclamar «respeto» y denunciar «ataques inaceptables» a Vox. «Venimos soportando provocaciones, ataques e insultos inaceptables y que como vicepresidente me avergüenzan», verbalizó antes manifestar que Vox tiene «derecho a existir» y es un «partido legal». « Hay que aparcar estas conductas, este show, el de ayer y el de hoy y tratarnos todos con respeto sin convertir esto en una pocilga», concluyó.

Política barriobajera

Tras esto, y también por alusiones, pidió la palabra Francisco Igea (Cs), que espetó al número dos de la Junta que «sólo una persona ha insultado a un procurador y es el vicepresidente». «Es lamentable la imagen que damos a los ciudadanos, es la política barriobajera», añadió el liberal, que mostró su sorpresa ante el hecho de que el presidente de las Cortes, Carlos Pollán, no hubiera llamado al orden a García-Gallardo tras el insulto.

En esta misma línea, el líder de la oposición, el socialista, Luis Tudanca, aprovechó lo ocurrido en las Cortes para arremeter contra el presidente de la Junta y el de las Cortes por «evadir» la responsabilidad de ambos a la hora de condenar los insultos proferidos por el vicepresidente. «Esto no va de eso, va de respeto a la gente. Somos los que representamos a los castellanos y leoneses, de creer en la buena política», añadióTudanca.