scorecardresearch
José María Ruiz Ortega

Estampas rurales

José María Ruiz Ortega


Secularización en España

21/05/2022

No hay duda de que la secularización en España se ha producido en un espacio de tiempo bastante corto y con una aceleración digna de estudio. Es lo que puso de manifiesto un joven palentino, profesor en la Universidad Complutense de Madrid, con motivo de una conferencia y presentación del libro en el Casino de Palencia. Rafael Ruiz Andrés, disertó un tema apasionante y actual de su tesina: La secularización en España en un tratado puntual, realista y documentado, algo más que una tesis doctoral, un análisis sobre rupturas y cambios desde la sociología histórica. Mucho se ha hablado y escrito sobre el paso de posiciones teológicas a agnósticas desde los años setenta del pasado siglo para concluir en la actualidad, en la segunda década del siglo XXI, donde planteamos mirar hacia delante en una pluralidad religiosa y social.
Aunque algunos hemos asistido a todo ese proceso desde la evolución del nacionalcatolicismo de los pasados años sesenta hasta el momento, no deja de sorprendernos la velocidad de un cambio sociológico, con sus fases condicionadas a la edad. Los hijos de padres profundamente católicos y, con estricta probidad en todos los cumplimientos, tras el Vaticano II, comenzaron a relajar sus costumbres, educaron a sus hijos en la religión católica pero no con el fervor e intensidad de sus ancestros. En la década de los setenta, la propia Conferencia Episcopal trazó otras líneas políticas hacia la democratización del país. Unas orientaciones que favorecían la desintegración del nacionalcatolicismo.
Durante la transición política comenzó lo que se ha dado en llamar la secularización interna de la Iglesia y pluralismo religioso. El conferenciante planteó, sobre la base de la actual sociedad secularizada que implica el reconocimiento de la pluralidad que no es religiosa ni irreligiosa. El pluralismo religioso es un hecho que se va afianzando en España y se hace imprescindible la tolerancia, evitando el conflicto, pactando con el criterio de 'vive y deja vivir'. Nuestra sociedad es plural y diversa en la religiosidad como en la irreligiosidad y la laicidad pasa desde una concepción negligente a otra inteligente.