Heavy metal con corazón

Cristina Zapatero Flórez
-
Heavy metal con corazón - Foto: Á“scar Navarro

DIEZ LUGARES

Barrio del Carmen.  «Es el lugar donde nací y en el que todavía sigo viviendo a día de hoy. En la plaza del Carmen disfruté de mi infancia y fue precisamente ahí donde conocí a muchos de mis amigos, que aún sigo manteniendo. Recuerdo que ya entonces tenía de todo: la iglesia, el colegio, el parque y sus columpios, los arcos decorados con rosas... e incluso creo que también la primera fuente luminosa de Palencia».
2.Instituto Jorge Manrique. «Posiblemente pasé allí los mejores años de mi vida, y también los mejor aprovechados. Como buen rockero que se precie, nunca aprobé todas las asignaturas a la primera, así que la verdad es que pude disfrutar de él de lo lindo... Es un edificio moderno y luminoso en el que impactan sobre todo su gran escalera de entrada, sus cúpulas, su patio interior y sus pasillos».
3.Monte El Viejo  «Un espacio del que debemos estar orgullosos todos los palentinos de tener a tan solo seis kilómetros de distancia de la capital. Es increíble la cantidad de ambientes que nos podemos encontrar, como la casa grande, la casa pequeña, el refugio o el valle de San Juan, pero también los ciervos , las piscinas, los circuitos, las pistas deportivas.... A nuestro Monte no le falta de nada».
4.Parque del Sotillo.  «El Sotillo es un parque que también me trae muchos recuerdos de mi infancia y de mi adolescencia. Allí pasé muchas tardes en sus piscinas y, años más tarde, entre sus árboles, también muchas noches de rock and roll.  Aparte de todo esto, me parece que este lugar tiene el puente más bonito de todo Palencia capital: Puentecillas».
5.Carrión de los Condes. «Este municipio es un lugar de visita obligatoria para cualquiera que sea  amante de la cultura medieval. El monasterio de San Zoilo y las iglesias de Santiago y de Santa María son dignas de ver, además de constituir un  punto clave para los peregrinos del Camino de Santiago. Por supuesto, fue también cita obligatoria para los amantes de las fiestas de los pueblos durante unos cuantos años».
6.Cristo del Otero.  «Otro monumento impresionante que creo no hemos sabido explotar como se merece. Creo que no soy el único al que ver la estatua por la carretera según vienes de viaje le da esa tranquilidad de decir ‘ya estoy en casa’. Por no hablar de que en este barrio se albergan las que posiblemente sean las mejores fiestas de la ciudad, aparte de San Antolín, claro. Además, el barrio del Cristo lo considero un poco mi segunda casa, ya que siempre tuve familia allí y también encontré a la persona que ha acabado siendo mi mujer».
7.Parque de la Carcavilla.  «Siempre tuvo ese toque siniestro que mantiene un cementerio, ya que fue el lugar que albergó el antiguo camposanto de la ciudad, hasta que se inauguró como parque en los años 80. De hecho, todavía se conservan allí restos de panteones y esculturas propias del espacio como reminiscencia del antiguo cementerio. Puede que se deba a ese motivo, pero la verdad que se trata de un lugar que me transmite mucha calma».
8.Ampudia.  «Me parece que este es uno de esos pueblos que tiene un encanto especial. En el casco urbano están su calle porticada, el castillo y los restos de la muralla, además del monasterio de Nuestra Señora de Arconada; todos ellos son dignos de visitar. Por otro lado, me encantan los mercados medievales y barrocos que se organizan allí, que además cuentan siempre con una ambientación muy buena y trabajada».
9.Paseo por la orilla del río Carrión.  «Me siento afortunado de poder casi atravesar la ciudad de un extremo a otro sin tener que ver un edificio ni un coche, y sin necesidad tampoco de salirme de ella, sino solamente con bajar a la orilla del río. Creo que poder llegar desde el paseo de la Julia hasta el pabellón de deportes, bajar al Sotillo, comunicarte con el Isla Dos Aguas... en definitiva, moverte por todo el casco urbano de esta manera, solo recorriendo la orilla del río Carrión, es un lujo que en pocas ciudades puedes ver y disfrutar. Para mí esto es uno de los puntos claves de nuestra ciudad».
10.Baquerín de Campos.   «Este no es un pueblo al que tenga un especial cariño por su encanto, sino porque es el lugar donde nació una de las personas más queridas para mí: mi padre. Está situado a casi 30 kilómetros de la capital y no tuve la suerte de visitarlo por primera vez con mis padres, ya que entonces no disponíamos de coche familiar, pero fue gracias a mi trabajo de comercial como finalmente pude conocer el pueblo de donde provienen parte de mis raíces».

 

*Víctor M. González Gómez es comercial y vocalista del grupo Battlefield