El PP dicta silencio y aún confía en salvar la Alcaldía

Carlos H. Sanz
-
El PP dicta silencio y aún confía en salvar la Alcaldía - Foto: Sara Muniosguren

El alcalde está «tranquilo, relajado y a la espera de lo que pueda pasar», según afirman desde el Partido Popular

El escritor noruego Jostein Gaarder dejó escrito en El mundo de Sofía que «es importante preguntar, pero no siempre hay que tener prisa por contestar», y así, sin urgencias, ha encarado el Partido Popular de Palencia la crisis que ha supuesto la aceptación por parte del presidente del PPCyL, Alfonso Fernández Mañueco, de la exigencia del canditato a la Presidencia de la Junta de Ciudadanos, Francisco Igea, de aplicar la limitación de mandatos de ocho años, lo que dejaría a Alfonso Polanco sin opciones de luchar por la Alcaldía. 
Ni el propio Polanco ni Ángeles Armisén, presidenta del PP palentino y candidata a presidir la Diputación -damnificada también por la línea roja marcada por Ciudadanos-, comparecieron ayer ante los medios para dar respuesta a las preguntas de los periodistas. Silencio absoluto en la sede de la calle Mayor a la espera de que se concrete si el alcalde en funciones debe renunciar o no a un tercer mandato antes siquiera de sentarse a negociar un pacto con Ciudadanos y Vox. 
Las únicas palabras sobre esta cuestión que ayer salieron de una responsable del Partido Popular fueron las de María José de la Fuente, miembro de la comisión negociación de los pactos del PPCyL en ayuntamientos y diputaciones, que compareció ante los medios por una cuestión ajena a esta en su calidad de diputada provincial de Servicios Sociales. Fue para dejar claro que Alfonso Polanco «está tranquilo, relajado y a la espera de lo que pueda pasar», y que, por lo tanto, el PP no da por perdida la Alcaldía de la capital. 
Fiel a esa «prudencia» y «navegación silenciosa» que ha recomendado el presidente del PPCyL, Alfonso Fernández Mañueco, De la Fuente  reconoció que en la sede de la calle Mayor aún no se trabaja en un plan b si finalmente Polanco no puede ser candidato a la Alcaldía. «Cada problema tiene su solución, y como todavía no tenemos el problema, esperaremos para dar una solución. Ahora tratamos de resolver día a día los problemas que tenemos, cuando tengamos ese sobre la mesa adoptaremos», aseveró.
A preguntas de los periodistas, María José de la Fuente recomendó «esperar a que se complete la negociación», y señaló que serán «los matices» del pacto los que den respuesta al futuro de Alfonso Polanco. «Lo más importante en estos momentos es que los negociadores puedan trabajar con la mayor calma posible y sin presión para intentar llegar a acuerdos tanto para la Comunidad Autónoma como para cada una de las ciudades», argumentó la popular, que pidió «paciencia» hasta que se sepa exactamente cómo se conforman esos pactos.
«Cuanto menos se interfiera desde fuera en las negociaciones que se están desarrollando, cualquier injerencia que pueda estropear lo que se está negociando no va a ser bueno ni para la ciudad de Palencia ni para el gobierno de Castilla y León», De la Fuente como miembro de la comisión de ayuntamientos y diputaciones.
Así, mientras desde PPCyL se aseguraba ayer que las negociaciones con Ciudadanos avanzaban «muy positivamente» y daban por «cerrada» la parte de regeneración, De la Fuente insistía en que Fernández Mañueco «no quiere ni personalizar en nadie la negociación que se está llevando», y que, en todo caso, «se está aterrizando en la aceptación de las 18 propuestas de Cs para poderlas concretar en la práctica».
calma chicha. Mientras se desvela el misterio de la continuidad o renuncia de Alfonso Polanco, las negociaciones en la capital viven en la calma chicha. Sin embargo, el tiempo apremia, y ayer fue la candidata del PSOE a la Alcaldía y ganadora de las elecciones del pasado 26 de mayo, quien a través de las redes sociales recordaba que «la ciudadanía habló en las urnas y apostó por un cambio representado por el PSOE, que de 25 concejales obtuvo 11».
«Únicamente hay dos escenarios de gobierno: un pacto ?entre el PP, Cs y Vox o uno entre ?PSOE y Cs. A cuatro días para la sesión constitutiva del nuevo mandato, solo tengo una petición: no mercadeen con la voluntad de la ciudadanía palentina, no pongan precios a cabezas, mandatos y sillones».
«Palencia merece ocupar su lugar por valía propia y merece ser gobernada como han querido sus ciudadanos, con voluntad de acuerdo, diálogo y compromiso, pero partiendo de un cambio urgente y necesario», setención Miriam Andrés.
Ayer, por la tarde, Ciudadanos se reunión para intentar desbloquear la negociación. Un encuentro que el propio Mario Simón, candidato a la Alcaldía, avanzaba que iba a ser largo pero que hoy puede deparar noticias.

 

Guía a tener en cuenta para la elección del alcalde el sábado
La forma en la que los ayuntamiento eligen al alcalde está regulada por la Ley Orgánica del Régimen Electoral General, que en su artículo 196 establece que «en la misma sesión de constitución de la corporación» se procede a la elección de alcalde, de acuerdo con el procedimiento establecido. Así, solo y exclusivamente pueden ser candidatos todos los concejales que encabecen sus correspondientes listas. Es decir, a día de hoy, solo pueden ser alcaldes Miriam Andrés, Alfonso Polanco, Mario Simón, Sonia Lalanda y Sonia Ordóñez, por el PSOE, PP, Cs, Vox y Ganemos.
Tal y como explicaba en su edición de ayer Diario Palentino, pese a que las candidaturas de los partidos están proclamadas con su publicación en el BOP, una sentencia del Tribunal Constitucional establece que los concejales que formaban parte de la candidatura pueden llegar a ser cabeza de lista por renuncia de los demás para la elección de alcalde.
Eso significa que si Polanco renuncia pasará al noveno puesto, y Ángeles Armisén será la candidata a la Alcaldía. Si renuncia, ocuparía el lugar de Polanco y Luis Miguel Cárcel sería a quien habría que votar para ser primer edil. Así, hasta que uno de los 9 ediles del PP elegidos por los palentinos para formar parte del Ayuntamiento quiera ser alcalde.
Solo entonces, todos los concejales votarán al alcalde. El voto es secreto y se deposita en una urna. Una vez que los ediles toman posesión de su acta y reciben su pin y su medalla, comienza la votación. Uno por uno es llamado para que deposite un papel con quien quiere ser que sea alcalde. 
Si alguno de los cabeza de lista obtiene la mayoría absoluta de los votos de los concejales es proclamado electo y, por tanto, recibe el bastón de mando de la ciudad.
Si ninguno de ellos obtiene 13 apoyos, ni se vuelve a votar ni es elegido el que tenga más apoyos. La ley dice que si nadie llega a 13 es proclamado alcalde el concejal que encabece la lista que haya obtenido mayor número de votos populares en el correspondiente municipio, es decir, sería proclamada alcaldesa Miriam Andrés.