scorecardresearch

El número de rupturas supera por primera vez al de bodas

Jesús Hoyos
-

El porcentaje de ceremonias religiosas pasa del 31 a un 11%. Las disoluciones se producen principalmente en uniones de más de 10 años de duración, mientras que la edad media de los divorciados se sitúa en la franja de 45 a 64 años

El número de rupturas supera por primera vez al de bodas - Foto: Solete Casado

La suma de divorcios y separaciones superó en 2020 al número de nuevos matrimonios. En concreto, se celebraron 209 bodas frente a las 242 rupturas totales registradas en la provincia durante el primer año de la pandemia, según la Estadística de Nulidades, Separaciones y Divorcios del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Los enlaces se suspendieron tras la entrada en vigor del estado de alarma el 14 de marzo y no se recuperaron hasta finales de mayo. Aun así, la cifra total supone un descenso del 53% respecto a 2019, año en que se registraron 449 matrimonios, un dato que suponía a su vez un descenso de más del 7% frente al año anterior. La bajada es similar al dato regional. En 2020 tuvieron lugar en Castilla y León 3.700 enlaces, un 48% menos que  el año anterior (7.087).

De las 209 bodas, 23 de ellas tuvieron lugar por el rito católico, un 11% del total. Se trata de una significativa disminución porcentual respecto a 2019, año en que supusieron un 31% de las 449 celebradas, según los datos aportados por el INE. Por su parte, un 84% fueron celebraciones de carácter exclusivamente civil (176), que mantienen la tendencia ascendente de la última década. 

En Castilla y León, la diferencia es aún mayor, 86,8% de bodas civiles frente a un 11,9% de celebraciones católicas.

Respecto a los rupturas, las 242 de 2020 suponen un descenso del 11,3% respecto a 2019, año en que se registraron 273. De ellas, 239 corresponden a divorcios y tres a separaciones. De los primeros, el 78,7% (188) se produjo de mutuo acuerdo, un porcentaje superior al año anterior (73,4%). Por su parte, el matrimonio se disolvió por vía contenciosa en 51 casos,  es decir, el 21,3% del total.

A nivel regional, el total de rupturas fue de 3.631, un 12,8% menos que las producidas en 2019. Un descenso inferior al registrado en el conjunto de España, que alcanzó el 16,1% (80.015), según el INE. De las 3.631 rupturas, 152 fueron separaciones y 3.479 divorcios. La resolución de estos tuvo lugar en la Comunidad en porcentajes similares a la provincia, con un 80% de los matrimonios disueltos de mutuo acuerdo, mientras que un 20% terminó por la vía contenciosa.

La gran mayoría de los divorcios se produjo en matrimonios de diez o más años de duración. Concretamente, en 168 de ellos, un 70%. Se trata de un aumento respecto a 2019 (68%). Los enlaces con duraciones de entre 2 y 9 años que se disolvieron fueron 63, un 26,4%, un porcentaje ligeramente superior al del año anterior. Por último, las uniones de menos de dos años se rompieron en menor proporción que en el ejercicio anterior (de 5,9 a 3,3%).

En Castilla y León, el mayor número de divorcios tuvo lugar en matrimonios con más de 20 años de duración. En concreto, 1.222, lo que supone un 35,1% del total, por delante de las parejas de entre cinco y nueve años (18,1%) y de las de entre diez y catorce, con el 17,5%.

 

Edades. Casi el 56% de los hombres involucrados en rupturas en la provincia tenía entre 45 y 64 años, grupo de edad al que sigue  en porcentaje sobre el total el de 25 a 44 (37%). En el caso de las mujeres, ambos grupos de edad apuntaron el mismo dato (46%). No hubo ninguna ruptura en la que la edad de uno u otro fuera menor de 24 años.

La Comunidad repitió en 2020 como una de las autonomías con la tasa de demandas de disolución matrimonial por cada mil habitantes más baja de España, con 1,5, solo superada por Aragón (1,3), con la media nacional situada en 1,7.