scorecardresearch

Voladura de la chimenea de la térmica con 224 kg de dinamita

Rubén Abad
-

INCLUYE VÍDEO | La explosión controlada incluye el derribo de las tolvas de carbón anexas, uno de los edificios primigenios

Quienes se acerquen de año en año hasta Velilla del Río Carrión aprovechando las vacaciones de Semana Santa se encontrarán esta vez con un paisaje completamente distinto al de 2021. Y es que del skyline del municipio montañés han desaparecido ya para siempre la torre de refrigeración de la central térmica  (el 28 de octubre de 2021) y la chimenea del Grupo I, que fue derriba ayer (16 horas) en una voladura controlada programada desde hace meses por parte de Iberdrola, propietaria de una planta que está lejos ya de ser el gran centro industrial que fue durante su más de medio siglo de actividad.


Para la demolición de la citada chimenea, en activo desde 1964, año en el que la central comenzó a funcionar, fueron necesarios 224 kilos de explosivo tipo dinamita. Una cantidad mucho mayor que la utilizada para la torre de refrigeración (allí se emplearon 82) debido a que los muros de hormigón de la estructura que ayer se vino abajo son mucho más gruesos que los de la torre, según confirmaron a Diario Palentino fuentes consultadas de la multinacional energética.


Además de la chimenea, cuya altura superaba los 70 metros, también se volaron las tolvas de carbón anexas, uno de los edificios primigenios de un complejo fabril que se conectó a la red el 5 de junio de 1964, a las 10 horas y 52 minutos. Como dato anecdótico, ese año produjo 488.556 megavatios, funcionó 3.745 horas y fueron 222.169 toneladas de piedra de antracita y hulla las que se quemaron en su gigantesca caldera.

Voladura de la chimenea de la térmica con 224 kg de dinamitaVoladura de la chimenea de la térmica con 224 kg de dinamita


Fueron precisos solo unos pocos segundos para completar todo el proceso. Un protocolo que comenzó con la cuenta atrás y continuó con una fuerte explosión en la base de la chimenea -se sintió en prácticamente toda la localidad norteña-, que se precipitó de una sola pieza sobre su vertical hacia la zona del río, no se desintegró como sí ocurrió con la torre el pasado mes de octubre. La operación continuó con la detonación de los explosivos ubicados de forma estratégica en las tolvas de carbón y finalizó con una fuerte columna de humo que tardó varios minutos en disiparse.


La voladura se llevó a cabo con las máximas garantías de seguridad y un mínimo impacto ambiental. Además, se procedió al desalojo de las instalaciones en un radio de 200 metros de la zona de la explosión, espacio que no comprende ninguna vivienda ni instalación exterior a la central. Por otro lado, no fue necesario realizar la evacuación temporal de manera preventiva de la zona como sí ocurriera con la torre de refrigeración. 


DESMANTELAMIENTO AL 45%

Iberdrola ha completado ya el 45 por ciento del desmantelamiento, diez puntos por encima que cinco meses atrás, cuando se llevó a cabo la primera de las voladuras, y acerca a la energética a su meta de completar el desmontaje de la planta en un plazo de cuatro años.


Dentro de esta proceso,  la compañía reducirá a escombros la chimenea del Grupo II -las más alta de las dos-, en activo entre 1984 y el cierre. El método empleado será también la demolición con explosivos y la fecha elegida, finales de 2022.


La compañía valoriza siete de cada diez toneladas del material resultante, tal y como se desprende del protocolo nacional para el desmantelamiento de centrales termoelétricas. Por ejemplo, el ladrillo y el hormigón se emplea en el relleno de galerías, balsas y diferentes excavaciones realizadas en el terreno a lo largo de los años, como también se desprende del protocolo anteriormente citado.

Estos trabajos están involucrando a un gran número de proveedores -muchos de ellos locales con un volumen de trabajo superior al que mantenían durante el funcionamiento de la planta- y alrededor de 50 profesionales. Casi la mitad procede de empresas contratistas de la térmica e industrias comarcales; profesionales altamente cualificados y con amplia experiencia en la ejecución de este tipo de proyectos de gran complejidad técnica.