scorecardresearch

Escasez puntual de leche, aceite y frescos en supermercados

J. Benito Iglesias
-

Asucyl, que agrupa al sector a nivel regional, cuenta con una cadena «eficiente» para el traslado de mercancía. La plaza de abastos de la capital recibe menos género y a un precio mayor

Escasez puntual de leche, aceite y frescos en supermercados - Foto: Juan Mellado

Desde el viernes ya se percibía en algunos lineales y, ayer, dado que el miedo en el consumidor a un posible desabastecimiento es libre, en  la mayor parte de la cadenas de supermercados de la capital se empezó a notar la escasez, puntual eso sí, de aceite, leche y agua de determinadas marcas, junto a conservas, congelados y algunos productos frescos, especialmente hortalizas y legumbres que se utilizan en el ámbito doméstico a diario. Las nueve jornadas de huelga de transporte de mercancías por carretera que se cumplen hoy empiezan a hacer mella en las estanterías del negocio de alimentación.  

Otro producto que podría empezar a escasear es el pescado, dado que la flota española permanecerá amarrada a puerto ante la subida del combustible hasta mañana, cuando está previsto que los representantes de la Federación Nacional de Cofradías de Pescadores mantengan una reunión con el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas. 

No obstante, la Asociación de Empresarios de Supermercados de Castilla y León (Asucyl), que representa a dos terceras partes de la superficie de alimentación en 575 establecimientos con 11.700 empleados, lanza un mensaje de tranquilidad. «De momento, el producto está llegando y el que no lo hace es porque no puede salir de donde está almacenado. La cadena agroalimentaria española es muy eficiente y apenas necesita almacenamiento, por lo que en menos de 24 horas tenemos los productos frescos desde donde se recogen hasta las tiendas de destino», señala Isabel del Amo, portavoz del colectivo empresarial.

Asucyl, que se encarga de la representación y defensa de los intereses de las empresas asociadas de supermercados y mayoristas ante las distintas organizaciones, tanto públicas como privadas, solicita un transporte seguro en toda la cadena agroalimentaria. «Esta situación no admite demoras y se debe alcanzar un acuerdo entre el Gobierno y el sector del transporte para que no llegue un problema de desabastecimiento. Las industrias deben recibir componentes y materias primas para fabricar y que luego puedan hacer llegar a sus centros logísticos de reparto el producto terminado», reclama.

plaza de abastos. Desde la Asociación de Comerciantes de la   Plaza de Abastos (Acompa), la huelga del transporte y el incremento del precio de algunas materias primas derivado del conflicto bélico entre Rusia y Ucrania también se ve con preocupación. «Estamos percibiendo que falta género o ha llegado menos a los mercados centrales donde lo adquirimos;también hemos notado que la subida de precios en algunos productos es exagerada. Hay que extremar el cuidado porque hay género almacenado o procedente de camiones que han  estado tiempo parados. Por ello, hay que rebuscar el producto más fresco para luego venderlo tú en las mejores condiciones el cliente», concreta Yobana Aznar, secretaria de Acompa.

En cuanto al incremento del precio de productos de primera necesidad, la comerciante indica que el el de la verdura se ha disparado y es difícil de encontrar para ponerla a la venta, dado que la huelga del transporte se empieza a notar. «Nos consta que el viernes un convoy de camiones tuvo que ser escoltado por la Guardia Civil. Desde Mercamadrid, el mercado central de mayor distribución, hasta Mercaolid, en Valladolid, que es donde yo adquiero producto, transportistas que lo hacen de forma habitual no han llegado y algunos de la zona mediterránea, como Almería, no han podido salir», se lamenta. 

 

«Entendemos la situación de los transportistas», afirma Asucyl

Asucyl se constituyó en diciembre de 2001 con el fin de asumir la representación y defensa de los intereses del comercio de proximidad bajo el formato de supermercado. Actualmente, está presente en la mayor parte de los órganos de consulta del sector, tanto a nivel regional, como provincial o municipal y se muestra sensible con la huelga.

«Entendemos las reivindicaciones de los transportistas, el problema afecta a toda la cadena de valor y, desde luego, a los consumidores finales. Todos sufrimos los incrementos energéticos y de combustibles, lo que ha propiciado que el coste de muchos productos se haya disparado. Lo único que exigimos es que quien haya decidido no hacer huelga pueda trabajar y que los piquetes se limiten a ser informativos, dado que en algún momento hubo coacciones y se utilizó la fuerza para que no lo hicieran. El Gobierno debe parar esto a nivel de país», explica Isabel del Amo, portavoz de Asucyl.