Evitar la mortandad de animales ahogados

DP
-

La Confederación Hidrográfica del Duero ha adjudicado la instalación de dos rampas en el canal de Villalaco por importe 27.769,5, obras que comenzarán el próximo mes de octubre, cuando acabe la campaña de riego

Evitar la mortandad de animales ahogados

La Confederación Hidrográfica del Duero (CHD), organismo autónomo adscrito al Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, ha adjudicado la construcción de un total de cuatro nuevas rampas para salida de animales en el Canal de Villalaco, en Palencia, y en el Canal de Arriola, en la provincia de León, por un valor de 27.769,5 €y 13.552 € respectivamente. Una actuación que se enmarca en la búsqueda de diseños más funcionales y eficaces para reducir la mortalidad de animales por ahogamiento en canales y facilitar la salida de los mismos.
La CHD es sensible a esta problemática y por eso lleva tiempo implementando medidas para evitar esta mortandad, estas nuevas actuaciones tienen como objetivo encontrar soluciones eficientes, funcionales exportables que minimicen estos percances. 
Los técnicos de la Confederación Hidrográfica del Duero han seleccionado dos de las infraestructuras gestionadas por el organismo de cuenca que se encuentran más afectadas, los canales de Villalaco y Arriola, analizando las zonas donde existe un mayor riesgo.
En el caso del canal de Villalaco, se van a instalar dos nuevos tipos de rampa. Como explican desde la CHD, se caracterizan por la facilidad de observación de la salida desde el agua, la amplitud que tienen para que el animal vea esa salida y una menor pendiente para puedan acceder a ella con independencia del nivel del agua.
En cuanto a la ubicación, las nuevas rampas se han colocado siempre en el lado externo de las curvas la velocidad de la corriente. Estas rampas irán asociadas a unas barrera para facilitar la salida de los animales.
octubre. El inicio de las obras de instalación de estas rampas en el canal de Villalaco está previsto para el próximo mes de octubre, una vez que finalice la campaña de riego, con una duración de los trabajos estimada de tres meses. Una vez concluidas las obras, durante los primeros meses de la salidas se monitorizarán con fototrampeo para comprobar su funcionamiento y eficacia, datos que permitirán un plan de medidas de minimización de la mortandad de animales.
En el Canal de Arriola (León) se prevé la construcción de dos nuevas rampas en el tramo inicial del mismo, donde se deduce que las poblaciones de corzo se concentran fundamentalmente.
Estas rampas llevan asociada una barrera flotante transversal a la dirección del canal, que tiene dos objetivos, en primer lugar actuar como barrera física, de modo que los animales al impactar contra ella sean dirigidos hacia la salida existente y además servir de barrera visual para facilitar que los animales que estén siendo arrastrados, al observar un muro a priori infranqueable para ellos, localicen más fácilmente la salida lateral y se dirijan hacia ella al no existir otras opciones.