scorecardresearch

Piden multa de casi 3.000€ por abatir un ciervo en Nestar

Alberto Abascal
-

Ecologistas en Acción ejerce la acción popular en cinco casos similares ocurridos en la Montaña Palentina

Piden multa de casi 3.000€ por abatir un ciervo en Nestar

El Juzgado de lo Penal dejó ayer visto para sentencia el juicio seguido contra un vecino de Mataporquera (Cantabria) aunque con negocios en la provincia, de 61 años, como presunto autor de un delito contra la fauna por abatir un ciervo en un coto privado ubicado entre Menaza y Grijera, concretamente en Nestar.

El Ministerio Fiscal solicita para el acusado una multa global de  2.160 euros y la inhabilitación para el ejercicio de la caza durante un período de dos años. Asimismo, María José Gil, letrada de la acusación popular ejercida en este caso por Ecologistas en Acción, solicitó por los mismos cargos una multa global de 2.700 euros y tres años de privación para el ejercicio de la actividad cinegética.

BAJÓ DEL COCHE. Según el relato de los hechos formulado por el Ministerio Fiscal, que durante la vista oral negó ayer el acusado durante su interrogatorio, ocurrieron supuestamente el 19 de septiembre de 2020. En aquella jornada, según un testigo presencial, el procesado, al parecer, bajó de su automóvil, que se encontraba en la carretera que circunda el citado coto privado, y tras sacar un rifle tras avisar al animal lo abatió sin tener el correspondiente permiso o autorización para ello. Por lo demás, ahora el titular del  Juzgado de lo Penal tendrá que dictar sentencia, que podrá ser apelada en cualquier caso ante la Audiencia Provincial.

Cabe recordar que a comienzos del presente año Ecologistas en Acción ya informó de que, coincidiendo con las fechas navideñas, aparecieron dos ejemplares de ciervo muertos, sin la cuerna, con evidencias de haber sido disparados. 

ACUSACIÓN POPULAR. De hecho, la organización ecologista está personada en los juzgados de Cervera de Pisuerga como acusación popular en cinco casos de presunto furtivismo en la Montaña Palentina, «cuya instrucción casi siempre es compleja por la actuación de los denunciados», indicaron entonces.

Estas actividades furtivas, que parecían centrarse en los cotos privados de caza del Parque Natural Montaña Palentina, afectan ahora también a la Reserva Regional de Caza Fuentes Carrionas, según los ecologistas, terreno de titularidad pública con personal propio de la administración regional encargado de su vigilancia.