scorecardresearch

Buscan a un atracador que tiene en jaque al norte palentino

Alberto Abascal
-

La Guardia Civil está detrás de un hombre que se cree que es el autor de los últimos robos con violencia cometidos en Aguilar y Cervera

Buscan a un atracador que tiene en jaque al norte palentino

La Guardia Civil está detrás de un hombre que se cree que es el autor de los últimos robos con violencia cometidos en Aguilar  y Cervera.

El último tuvo lugar en la mañana del pasado sábado cuando un hombre de 68 años resultó herido tras sufrir un atraco con arma blanca en su tienda en Cervera de Pisuerga.

El suceso tuvo lugar en torno a las 10, horas en el comercio de material deportivo Capricho Sport, que se ubica en la calle Leopoldo Calvo Sotelo de la localidad, cuando un hombre, al parecer encapuchado, entró al comercio armado con una navaja y, tras reducir y atar al propietario, se apoderó de material antes de emprender la huida. La senadora del PP por Palencia, Mariví Álvarez, pudo corroborar a Diario Palentino los hechos puesto que, ni Subdelegación del Gobierno ni Guardia Civil, informaron, una vez más, de lo acontecido pese a la gravedad de los hechos, que además están siendo reiterados en las últimas semanas.

Según las informaciones aportadas el dueño del establecimiento pudo soltarse y seguir al delincuente hasta un vehículo que, al parecer, había sido robado en Aguilar y que estaba aparcado en esa calle, forcejeando allí con el individuo para evitar que este pudiera marcharse, aunque sin éxito. Durante los forcejeos con su agresor, el hombre de 68 años sufrió cortes en un brazo. De hecho, tuvo que recibir hasta cuatro puntos de sutura en el centro de salud en Cervera de Pisuerga.

Según indicaron ayer a este periódico fuentes de la Delegación del Gobierno a fecha de ayer el atracador no había sido detenido. Se cree que puede ser la misma persona que el el pasado pasado 2 de septiembre atracó ayer a punta de pistola el establecimiento Calzados Kio, en el número 11 de la calle Mercado de Aguilar de Campoo.

Los hechos se produjeron poco antes de las 14 horas, en los momentos previos al cierre del comercio, cuando un varón entró en el local comercial para, bajo la amenaza de un arma de fuego -así lo declaró la víctima en primer momento, aunque reconoció que tenía dudas-, reclamar a la responsable de la zapatería el dinero de la caja, así como cualquier otro objeto de valor. No hay que olvidar que los ladrones se hicieron con un botín de más de 6.000 euros en efectivo en otro robo, esta vez perpetrado en la madrugada del 4 al 5 de agosto, concretamente en el estanco ubicado en la plaza Mayor de Aguilar.