scorecardresearch

Juan Guardiola, primer director de la Díaz-Caneja en 27 años

DP
-

Apuesta por una programación de actividad basada en la sostenibilidad, en el cuidado del medio ambiente y las cuestiones ecológicas, así como la ruralidad como espacio mental

Ana Doldán, Cristina Fontaneda, Juan Guardiola -flamante director de la Fundación Díaz-Caneja- y Juan Manuel Bonet. - Foto: DP

El patronato de la Fundación-Díaz Caneja respaldó por unanimidad, en sesión extraordinaria que se prolongó más de lo previsto, el nombramiento, a propuesta de la comisión asesora presida por Ana Doldán, de Juan Guardiola como director del museo de arte contemporáneo. «Hace tres años afrontamos el reto y la necesidad de profesionalizar la Fundación, de dar un impulso definitivo y hacer de ella un elemento diferenciador, único y exclusivo de Palencia. Para ello necesitábamos una mayor dotación y una dirección profesional», afirmó el alcalde y presidente del patronato, Mario Simón. 

Doldán, en nombre de la comisión de la que también formaron parte Juan Manuel Bonet, Cristina Fontaneda, José María Luna y Manuel Fontán, destacó del proyecto del ya director de la Caneja su objetivo de poner de manifiesto «cómo, desde el arte, se pueden transformar los lugares y los paisajes, cómo se puede poner en valor un patrimonio natural y cultural y cómo se puede intervenir en la realidad de una manera poética. Todo ello teniendo muy presente los objetivos de desarrollo sostenible».

En su presentación, Juan Guardiola, incidió en que su proyecto, que surge de la experiencia en el legado del artista José Beulas -coetáneo de Juan Manuel Díaz-Caneja- y la dirección del Centro de Arte y Naturaleza de Huesca, tiene presente la situación de crisis energética y el cambio climático, de ahí que «lo mejor sería hacer una programación de actividad basada en la sostenibilidad, en el cuidado del medio ambiente y las cuestiones ecológicas». «A la idea de recuperación del paisaje y naturaleza había que añadirle algo más», afirmó, y es «la mirada al campo, a la ruralidad como espacio mental, como pensamiento».