Historia de ayer y de hoy

E.M.
-

Varias localidades reviven acontecimientos y hechos de muchos siglos atrás

Historia de ayer y de hoy

Retroceder varios siglos y revivir acontecimientos históricos en los tiempos actuales. Muchos pueblos de la provincia rememoran efemérides para compartir lo que supusieron en su época y, además, conocer lo que forma parte de su historia. Eso es lo que este fin de semana se ha recordado en distintas localidades, como es el caso de San Juan de Baños, donde un año más los visigodos han invadido el municipio.
La séptima edición de la feria organizada en las inmediaciones de la Basílica de San Juan de Baños, ha servido para conocer un poco más el edificio más significativo de la arquitectura religiosa del reino de los visigodos, erigiéndose como un claro ejemplo de conexión con la arquitectura de finales del Imperio Romano.
Para ello se han realizado visitas gratuitas a la basílica y se ha proyectado el audiovisual Recaredo Rex Gothorum.
Asimismo se ha podido disfrutar de un Mercado Visigodo en sus inmediaciones con talleres, espectáculos y eventos para toda la familia, que se han venido desarrollando desde la jornada del viernes.
La jornada de ayer estuvo marcada por actividades de arqueología y orfebrería visigoda para niños y adultos, así como un espectáculo infantil con marionetas y una charla sobre alimentación visigoda, en la que no faltó una curiosa cata. Tiro con arco, talleres de mimbre y tejido en telar, además de una visita guiada al campamento visigodo pusieron ayer la guinda a un completo programa elaborado por el Ayuntamiento de Venta de Baños.
Además, el sábado se organizó una cena visigoda, que corrió a cargo de las peñas y asociaciones de Baños de Cerrato. El menú consistió en hogazas de Recesvinto con panceta, sopas visigodas y bebida.
Como la intención es que la huella visigoda se presente desde distintos ámbitos, también se ha celebrado una jornada divulgativa en la que han participado los centros educativos de la localidad. Sus alumnos han realizado una visita guiada y teatralizada a la Basílica de San Juan de Baños, además de acercarse a la exposición de instrumentos musicales de la época y a otra con objetos textiles de entonces. Para ampliar conocimientos, los escolares participaron en distintos talleres visigodos para conocer un poco más el tejido en telar, los complementos metálicos y la caligrafía visigoda.
muy castellano. Por su parte, la localidad terracampina de Autillo de Campos ha revivido la proclamación de Fernando III el Santo como Rey de Castilla, que tuvo lugar el 14 de junio del año 1217.
Entre los actos, la tradicional ofrenda en el Olmo de la Proclamación, así como con una feria gastronómica, actuaciones musicales y la representación teatral de la proclamación, un momento muy curioso y que atrajo la atención de vecinos y visitantes.
Además este año, con la idea de hacer cada edición más atractiva la jornada, los miembros del grupo de teatro palentino A ninguna parte, pusieron su granito de arena. Asimismo, la Fundación Villalar ha colaborado con la organización de  los actos, pues cabe recordar que lo que sucedió en Autillo fue el inicio de la unión definitiva de los reinos de Castilla y de León bajo una misma corona. De esta manera, el colectivo se ha sumado a los ya consolidados apoyos de la Junta y la Diputación Provincial.
Para los responsables de la Asociación Fernando III el Santo, «esta importante efeméride que, penosamente pasó olvidada demasiado tiempo, a día de hoy se puede afirmar que se ha convertido por derecho en una de las más importantes conmemoraciones histórico-culturales de la primavera palentina». «Nuestra tierra tiene un enorme y diverso patrimonio histórico-cultural, del cual los palentinos deben sentirse orgullosos, pero para que esto suceda es fundamental conocerlo para así entre todos poder difundirlo», añaden desde el colectivo responsable de los actos.
«Es lo que se ha conseguido en Autillo, recuperando un hecho tan importante para nuestra memoria y patrimonio histórico como que Fernando III el Santo, seguramente el Rey más importante y simbólico de la historia de España, fuese proclamado en tierra palentina, gracias a la lealtad demostrada en aquel tiempo convulso a la reina Berenguela por nuestros ancestros», argumentan los responsables de la Asociación Fernando III el Santo, con Luis Carlón Sjovall a la cabeza.