scorecardresearch

Derrota con un penalti en el 92'

Área 11
-

El Palencia CF encajaba el único gol del duelo ante el filial del Mirandés en el tiempo de descuento, de Erik

Derrota con un penalti en el 92’ - Foto: Óscar Navarro

El Palencia CF se quedaba a las puertas de sumar un punto en su visita al campo del filial del Mirandés en un duelo de pocas ocasiones donde peleaba con uñas y dientes hasta el final, hasta que un penalti en el tiempo de descuento le dejó sin premio.

La pena máxima fue indiscutible, pero los palentinos lamentaban que el colegiado no hubiese señalado otra, a su favor, apenas 15 minutos antes. Polémicas aparte, lo cierto es que los visitantes merecieron llevarse al menos el empate.

Ya desde el pitido inicial locales y visitantes dejaron claro que el de ayer no iba a ser un partido de ritmo trepidante y muchos goles. El Palencia CF planteó un encuentro muy defensivo, tratando de maniatar a su rival y asegurando bien sus posiciones sobre el terreno de juego burgalés.

Mientras, el Mirandés B del palentino Jony Prado tenía más posesión de balón, pero no conseguía moverlo con soltura y una y otra vez se topaba con el muro impuesto por su rival. El filial rojillo lo intentaba, pero le faltaban ideas y apenas conseguía pasar de la línea de tres cuartos.

Y así transcurrían los minutos sin ocasiones en ninguna de las dos porterías. Poco a poco, pese a todo, alguna acción aislada generó algo de emoción. Los locales lo intentaron en un par de balones colgados al área y una jugada a balón parado que no fructificaron. El Palencia, por su parte, pudo adelantarse en el marcador en torno a la media hora de partido, en una rápida internada por banda, al contragolpe, que culmina Garban plantándose ante el meta local. Pero su lanzamiento, flojito, se fue directo a las manos del portero. Fue la ocasión mas clara de todo el partido.

Ya en la segunda mitad la dinámica del encuentro no cambió demasiado. Eso sí, a medida que pasaban los minutos el miedo a encajar un gol se volvía mas palpable en el ambiente y el juego se endurecía. Faltas, interrupciones de juego, el partido estaba embarullado y las ocasiones seguían sin llegar.

Lo más justo parecía el empate, aunque los palentinos protagonizaban la jugada polémica del encuentro en el minuto 73 al reclamar un posible penalti que el colegiado no señaló. 

El que sí pitó el árbitro de la contienda fue uno a favor de los locales ya en el minuto 92. Una pena máxima que Erik ejecutaba a la perfección para colocar el 1-0 definitivo en el marcador.

Una derrota dura para un Palencia que se empleó a fondo en desarmar a su rival y que, al final, se quedó sin recompensa en el último suspiro. 

PRÓXIMO RIVAL. El equipo de Pechu recibirá en la siguiente jornada al Real Ávila en los campos del CIA.

Un duelo que se jugará el domingo a las 17 h.