scorecardresearch
José Javier Terán

El rincón palentino

José Javier Terán


Mucho por acordar

16/11/2022

Ahora que estamos atravesando el ecuador del penúltimo mes del año –¡diantres cómo pasa el tiempo!, si parece que fue ayer cuando nos felicitábamos el año nuevo- y que vamos cuesta abajo y sin frenos en busca del final de estos últimos 365 días, vemos que no hemos sido capaces –dentro de un contexto internacional- ni de parar la guerra de Ucrania, ni de lograr grandes alianzas mundiales en torno a situaciones tan graves como, por ejemplo, el cambio climático o las armas nucleares; sólo esbozar acuerdos más o menos perentorios y de corta vigencia que saltan por los aires en menos que canta un gallo.
Tampoco en el entorno nacional nos ha ido mucho mejor, porque no hemos conseguido a lo largo del año acuerdo alguno en el ámbito político, con repercusión positiva en el bienestar de la ciudadanía y su devenir cara a los años siguientes; sólo parches de cierta efectividad pero cortos en el tiempo.
En efecto, tras largos días de conversaciones entre unos y otros –y me estoy refiriendo aquí a la esfera nacional- y de comunicados y contracomunicados en uno y otro sentido, las conversaciones hicieron agua y vuelta al punto de partida. Y, al parecer, con pocas posibilidades de volver a sentarse juntos.
Y es que podría decirse que ya llueve sobre mojado, nunca mejor dicho, ahora que el cielo parece se ha abierto y nos está regalando esa lluvia tan necesaria que moja nuestras calles y va acumulándose en nuestros pantanos para la pertinente reserva. Y decimos que llueve sobre mojado porque son temas que se vienen arrastrando año tras año y que no encuentran solución; tampoco en este año de gracia de 2022 que en su comienzo hacíamos votos encarecidos para que estos temas fuesen resueltos con absoluta prioridad.
Y, claro, tampoco nos está yendo nada bien que digamos, antes al contrario, en el aspecto de la economía, donde cada día no se habla de otra cosa que no sea la necesidad de bajar los impuestos por parte de unos, de mantenerlos tal como están con pequeños retoques por parte de otros, o de subirlos, incluso, para ciertos contribuyentes de rentas más altas.
En fin, un verdadero caos multidisciplinar, cabría decirse.