scorecardresearch

La pandemia no afecta a los ricos: Son más y tienen más dinero

David Alonso
-

Más de 7.607 personas declararon un patrimonio superior a los 700.000 euros en 2020, 73 más que el anterior, y engordan sus propiedades hasta los 18.560 millones pese a la covid

La pandemia no afecta a los ricos: Son más y tienen más dinero

Los ricos cada vez son más ricos. Uno de los mantras económicos más extendidos desde hace siglos ha vuelto a hacer acto de presencia durante la pandemia. Ni el confinamiento de casi tres meses, ni las restricciones, ni el parón mundial impidieron que las grandes fortunas de Castilla y León engordasen tanto en patrimonio como en número total de ricos durante 2020, primer año de la covid-19. Dieciocho mil quinientos sesenta millones de euros acumulan los 7.607 personas de la Comunidad que tuvieron que presentar el Impuesto de Patrimonio en 2020, una tasa que grava a aquellos declarantes con un patrimonio neto superior a los 700.000 euros. Una cuantía que supone cuatrocientos millones de euros más que en 2019, y que se convierte en la segunda más alta de la serie histórica, solo superada por los 18.677 millones del año 2016.

Para poner en contexto el potencial económico de este grupo, basta con compararlo con el último proyecto de presupuestos de la Junta de Castilla y León, que para 2022 ascendía a 12.835 millones –finalmente no se aprobó por la convocatoria electoral–. Es decir, los más ricos de la Comunidad atesoran bienes y propiedades con un valor superior al que el Gobierno autonómico destina cada año para hacer frente al pago de la nómina de sus 80.000 trabajadores, a la Sanidad, la Educación o los Servicios Sociales. Un patrimonio que se tradujo en el pago de 33,4 millones de euros en impuestos.

Los datos de la Agencia Tributaria conocidos esta semana revelan que, incluso a pesar de las penurias económicas derivadas de la explosión de la pandemia, Castilla y León ganó 73 nuevos ricos durante ese año, un uno por ciento más que los 7.534 existentes en 2019. No obstante, la Comunidad se encuentra muy lejos de las regiones que concentran la mayor parte de la riqueza del país. Un ránking que encabezan Cataluña, con 82.465 declarantes y 221.700 millones; la Comunidad Valenciana, con 23.892 declarantes y 73.000 millones; seguida de Madrid,  con 19.508 personas y 201.000 millones; y Andalucía, con 18.997 declarantes y 53.000 millones de euros de patrimonio.

Llama la atención que en Castilla y León las mujeres son mayoría entre las grandes fortunas. Así, de entre los 7.607 ricos, 3.816 son féminas (50,1%), frente a los 3.791 hombres (49,9%). En cualquier caso, lo cierto es que los declarantes del Impuesto de Patrimonio no han dejado de crecer en Castilla y León pese a la doble recesión de la crisis del ladrillo y la actual derivada de la covid-19, ganando casi 250 nuevos en la última década hasta anotar, durante el 2020, la cifra más alta de la historia.

¿Dónde tienen el dinero?

 La estadística de la Agencia Tributaria también esboza el destino que los ricos le dan a su dinero. En una comunidad conservadora económicamente, la mayor parte de los fondos están en depósitos, deuda pública y acciones, que, bajo el epígrafe de capital mobiliario concentra 13.720 millones de euros, casi el 70 por ciento del total. El segundo gran destino tradicional vuelve a ser el ladrillo, tanto en forma de inmuebles como de terrenos. Casi 3.500 millones –el 20 por ciento del total– de euros están invertidos en forma de ladrillo en las ciudades y municipios de toda Castilla y León por parte de las 7.600 personas más ricas de la región, mientras que apenas 174 millones son bienes de naturaleza rústica.

Dieciocho millones de euros corresponden a vehículos de lujo, joyas de distinta índole y artículos de piel, y otros tres millones en obras de arte. Por último, los seguros y rentas de las grandes fortunas concentran trescientos millones de euros más.