El 30% de los 70M€ de Diputación, para infraestructuras

Rubén Abad
-

El presupuesto de 2020, que ayer se presentó a los grupos políticos en la comisión de Hacienda y al que se quiere dar el visto bueno en el pleno del día 28, supone un incremento del 0,2% con respecto al actual ejercicio

El 30% de los 70M€ de Diputación, para infraestructuras - Foto: Á“scar Navarro

El equipo de Gobierno de la Diputación, encabezado por la popular Ángeles Armisén, ha comenzado a esbozar las líneas maestras que regirán el próximo ejercicio en el palacio de la calle Burgos. Ayer dio un paso más con la entrega a los distintos grupos políticos del borrador del presupuesto en la comisión de Hacienda, Cuentas y Presidencia, al objeto de cara a su estudio y la recepción de las propuestas que se pudieran presentar.
El montante global roza los 70 millones de euros, 69.812.137 euros para ser más exactos, lo que supone un incremento del 0,2 por ciento con respecto al actual ejercicio. Unas cuentas que se enfocan «hacia las personas, los municipios y el desarrollo social y económico», destacó el equipo de Gobierno. 
Al igual que en años anteriores, su objetivo es que esté operativo «desde el 1 de enero de 2020», para dar continuidad a los sucesivos ejercicios económicos en la actividad ordinaria de la Diputación. De esta manera, la idea del equipo de Armisén se someta a la aprobación definitiva en el pleno ordinario del mes de noviembre, previsto para el jueves 28.
La elaboración del plan económico de la institución provincial, que se ha desarrollado aproximadamente durante los dos últimos meses, «no ha sido ajena a la situación de incertidumbre política que se vive a nivel nacional y a la ausencia de una ley de Presupuestos Generales para 2020, ya que el Gobierno de España está funcionando con  la prórroga de los de 2018», puntualizaron desde la institución. 
INGRESOS. En ese sentido, por el momento, se desconoce la magnitud del posible incremento de ingresos procedentes de Madrid, y lo mismo ocurre con el importe de la liquidación de la participación en los tributos del Estado correspondiente al pasado ejercicio. 
En consecuencia, la previsión de ingresos, que definen como «parte fundamental de un presupuesto equilibrado», se ha efectuado de manera «realista y prudente», con un incremento con respecto a los ingresos previstos para el ejercicio actual «que no llega al 1 por ciento». 
Con estas consideraciones, para mantener un montante global del presupuesto de 2020 similar al del presente año, la institución optará por aminorar la cantidad consignada para amortizar deuda, que baja el 21 por ciento con respecto a 2019. En concreto, esto permite liberar unos 740.000 euros que en 2019 se destinaban a reducir el endeudamiento para destinarlos el próximo año a otros fines.
«Esto ha sido posible gracias a la saneada situación de la economía de la Diputación, cuya deuda viva al finalizar 2019 se sitúa por debajo de los 15 millones de euros, lo que supone bajar del listón del 25 por ciento de sus recursos corrientes liquidados», destacó el equipo de Gobierno. En este punto, cabe señalar que el nivel de endeudamiento de la administración, que se ha recortado durante el último cuatrienio en más de 8,6 millones de euros, ha pasado del 40,15 por ciento al 24,73 por ciento que tendrá el 31 de diciembre.
Una de las principales novedades el proyecto de presupuesto es la adaptación a la Agenda 2030, por lo que la Diputación ha analizado el documento «desde la óptica de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (OSD) promovidos de las Naciones Unidas», destacan.
Este esfuerzo «pionero» se suma a la línea de trabajo del organismo, que efectúa una «rigurosa e intensa» gestión presupuestaria para mantener su actividad desde el día 1 de enero de cada año, «cumpliendo escrupulosamente» con la Ley de Estabilidad Presupuestaria. Todo ello «manteniendo la solvencia» y capacidad económica para «afrontar sus compromisos con la sociedad y su carácter solidario con las otras administraciones locales».
OPOSICIÓN, EN CONTRA. «Consinuistas» o «insuficientes»fueron algunos de los calificativos que emplearon los grupos de la oposición.
El  socialista Miguel Ángel Blanco lamentó que «la provincia se muere por la inacción de quienes la dirigen» y denunció una «falta de apoyo a las necesidades del medio rural». Metidos en economía, destacó que «no se contempla absolutamente nada» para la mejora de aguas residuales o la «reducción de 175.000 euros» en el ámbito cultural, y urgió mejoras en las telecomunicaciones, «no solo un plan». «El equipo de Gobierno sigue en el letargo y Palencia no está para este parón, sino para un electroshock», sentenció.
Por su parte, el portavoz liberal, Jorge Llanos, dijo que es un presupuesto «sin imaginación», afeó que «la medida estrella (telecomunicaciones) solo está dotada en 100.000 euros» y criticó que «el 80% se gasta en el palacio y su entorno». «Prefieren gobernar en solitario que gobernar bien», zanjó.
Eduardo Hermida (Ganemos) subrayó que «se antojan escasos» y lo ejemplifió en el «insuficiente» plan de telecomunicaciones «con el gravísimo problema que tiene la provincia». También criticó qua «no hay novedades con la Agenda 2030, sino que se ha encajado en ella lo que ya tenían».

*Más información en la edición impresa y en la app de Diario Palentino.


Las más vistas