scorecardresearch
Pilar Cernuda

CRÓNICA PERSONAL

Pilar Cernuda

Periodista y escritora. Analista política


El independentismo, a tortas

17/03/2022

La situación que vive hoy el independentismo catalán, con intercambio de acusaciones entre ERC y Junts per Catalunya que llegan incluso al plano personal, solo puede llenar de regocijo a los que quieren una España territorialmente unida, sin políticas secesionistas y sin unos partidos que chantajean permanentemente al gobierno. Partidos que, con el gobierno de Sánchez, consiguen un trato de favor que para muchos resulta absolutamente escandaloso y roza lo constitucional.

El último episodio, desgraciadlo y triste episodio, ha sido el indulto a los condenados del llamado procés en contra del criterio del tribunal sancionador, como exige la Ley. Pero la lista de componendas políticas y económicas es larga, y tan hiriente que es una de las razones por las que se ha incrementado de forma espectacular el voto de Vox. Lo que no disgusta a Pedro Sánchez, que divide así el voto que le puede arrebatar el poder.

El panorama actual del independentismo es patético. Lo más grave, que ya se conocen los datos que hasta ahora eran rumor: las connivencias de Puigdemont y su entorno con el círculo de Putin, con el que han mantenido contactos personas afines al fugado expresidente de la Generalitat fugado, entre ellos su abogado, el polémico Gonzalo Boye. Los datos son tan precisos, y tan demoledores para Puigdemont y su banda, que el propio portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, ha dicho que la gente de JxC que sigue considerando a Puigdemont su líder, son "señoritos que se creen James Bond", lo que ha provocado la reacción inmediata del secretario general de Junts, Jordi Sánchez, uno de los condenados por el Supremo, que ha dicho que Rufián es un miserable, "portavoz de las cloacas del Estado".

Hay más. Rufián se las prometía muy felices en su papel de portavoz parlamentario, hecho ya a su vida en Madrid, cuando le ha llegado un recadito: ERC quiere que sea el candidato a la alcaldía de Santa Coloma de Gramanet. Una forma inteligente de hacerle volver al redil, si finalmente se concreta la operación.

Por otra parte, una de las dirigentes de Junts más cercanas a Puigdemont, Laura Borrás, actual presidenta del parlamento catalán, se encuentra en dificultades para mantenerse en el cargo. Era muy dadivosa con los fondos públicos cuando presidía una institución político cultural en Cataluña, por lo que ha sido imputada por prevaricación y malversación, al financiar a organizaciones afines sin cumplir los requisitos que exige la ley.

Los dirigentes independentistas siguen pensando que son víctimas de la persecución del "Estado español" -les cuesta decir España- pero en realidad son víctimas de su escaso respeto a la ley, excepto cuando les favorece.

Sánchez, tan condescendiente hasta hace unos meses, ahora se resiste a convocar la mesa de diálogo que exigen. Se comprende. Hoy, cualquier aproximación a JxC -partido que gobierna en coalición con ERC- significa salir escaldado … o contaminado.